Decepción en Brasil por venta de Telecom Italia

Economía

San Pablo - El acuerdo del grupo español Telefónica para comprar la mayoría de la sociedad controlante de Telecom Italia repercutió negativamente en el mercado de las telecomunicaciones de Brasil. En ese país, tanto Telefónica como Telecom Italia poseen una compañía importante de telefonía móvil y un proveedor de líneas fijas.

Telefónica comparte con Portugal Telecom el control de Vivo, la operadora de telefonía móvil número uno de Brasil. También posee Telesp, la segunda mayor proveedora de telefonía fija, en el estado de San Pablo.

Por su parte, Telecom Italia es propietaria de TIM Brasil, la segunda empresa de telefonía móvil de Brasil, después de Vivo. La compañía italiana también integra el grupo de accionistas controlantes de Brasil Telecom, la compañía de línea fija número tres de Brasil, que opera en las regiones central y sudeste del país.

Al igual que en la Argentina, el acuerdo entre las dos empresas europeas, anunciado el último fin de semana, chocaría con las regulaciones del sector de telecomunicaciones y las normas antimonopolio de Brasil.

La legislación brasileña impide que las compañías telefónicas posean licencias de operación en dos empresas diferentes que provean servicios en la misma área. En el caso de Vivo y Tim Brasil, ambas son proveedores esencialmente a nivel nacional y sus servicios podrían superponerse. Vivo tiene 28% del mercado de telefonía móvil de Brasil y TIM alrededor de 26%.

Se estima que en conjunto las dos compañías sumarían alrededor de 54% de todos los usuarios de telefonía celular, y esto obligaría a tomar medidas a las autoridades antimonopolio.

Los operadores del mercado especulan que el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva podría presionar eventualmente a Telefónica a abandonar una de las dos compañías de telefonía móvil. Por el contrario, la empresa podría tratar de eludir las regulaciones devolviendo una de las dos licencias al gobierno y reteniendo los nuevos clientes adquiridos.

Estas incertidumbres afectaron a las acciones de las compañías en las operaciones del lunes. Los papeles de TIM Brasil subieron hasta 5%, pero las acciones ordinarias cerraron con una caída de 9,05%, y las preferenciales perdieron 3,94%.

  • Acciones en baja

    Las acciones ordinarias de Vivo terminaron con una baja de 4,62%, porque algunos operadores creyeron que Telefónica podría ser presionada a vender su parte a Portugal Telecom.

    Telefónica España dijo que gerenciará las dos compañías europeas en forma independiente, pero analistas brasileños e internacionales coincidieron en que continúa sin estar claro cómo se hará eso. Asimismo, en medios brasileños se especula que América Móvil del empresario mexicano Carlos Slim, que invirtió con fuerza en Brasil y dirige el tercer proveedor de telefonía móvil del país, podría enfrentar una mayor competencia a raíz del acuerdo Telefónica-Telecom. Los inversores, que inicialmente consideraban que la operación reforzaría el sector de telecomunicaciones de Brasil, terminaron vendiendo los papeles ante señales del gobierno de que el negocio puede ser cuestionado o restringido.

    La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel, órgano regulador) exigió aclaraciones sobre el negocio. «La concentración siempre preocupa y por eso espero una decisión del CADE (Consejo Administrativo de Defensa Económica) antes de pronunciarme», aseguró, por su parte, el ministro de Comunicaciones, Helio Costa.

    Un dato curioso es que aun cuando las acciones de las operadoras de telefonía móvil de Telefónica y Telecom Italia en Brasil cerraron con pérdidas, los papeles de sus operadoras de telefonía fija subieron. Las acciones ordinarias de Brasil Telecom subieron 3,56%, en tanto que las ordinarias de Telesp, la operadora de telefonía fija controlada por Telefónica, se apreciaron 3,52%.
  • Dejá tu comentario