Confirmado: se activan los seguros contra default

Economía

Para el comité encargado de decidir en Wall Street, Argentina incurrió en cesación de pagos. La determinación no afectará patrimonialmente al país.

La decisión del Gobierno argentino de no pagar el vencimiento de intereses de los bonos Global llevó al país a su noveno default. Tal como había anticipado Ámbito que iba a suceder, finalmente el International Swaps and Derivatives Association (ISDA) determinó que Argentina incurrió en un “evento de crédito” y que, por lo tanto, se deberán gatillar los seguros por default (CDS, por sus siglas en inglés: Credit Default Swap).

El 22 de mayo venció el plazo para que Argentina abone los u$s503 millones correspondientes a los intereses de tres bonos Global y el Comité de Derivados, integrado por 14 entidades financieras, decidió que aquellos inversores que tomaron un seguro contra default podrán ser indemnizados. Si bien se estima que esta situación va a disparar pagos por alrededor de u$s1.500 millones, la afectación patrimonial para el país es nula, ya que se trata de un acuerdo entre privados.

La decisión fue tomada por unanimidad, ya que votaron en ese sentido todos los integrantes del Comité, es decir: BofA, Barclays, BNP Paribas, Citi, Credit Suisse, Goldman Sachs, JP Morgan, Deutsche Bank, Mizuho, Citadel, Pimco, AllianceBernstein, Cyrus Capital, y Elliott Management. Este último estuvo representado por Paul Singer, uno de los inversores que más ha confrontado con Argentina en lo que va del siglo y, particularmente, con la administración de Cristina de Kirchner.

“El próximo paso será decidir una fecha para la subasta de CDS, en la cual se netearán todos los contratos comprados y vendidos. Puede ser en 3 o 4 semanas”, explicó a Ámbito un inversor de mercados emergentes que se desempeña en Wall Street. Ante la consulta de si esta decisión implica un golpe reputacional o simbólico para la Argentina, el analista indicó: “No tiene mayor implicancia de la que ya tuvo el default, el noveno default de la deuda externa de la historia, y el tercero desde 2000, lo que convierte al país en uno de los principales defaulteadores de estas dos últimas décadas”.

Por su parte, el director ejecutivo de la consultora LCG, Guido Lorenzo, explicó aspectos técnicos de los pasos a seguir: “Si los tenedores de títulos tenían CDS, ahora van a cobrar el bono a la par y entregarán el título, por lo que están en una mejor posición para aceptar la negociación. Si tenían fondos ‘especulativos’ no afecta mucho. Es un cambio de manos. La mayoría, igual, no se cancelan entregando el subyacente, el bono, sino que se subasta y se paga la diferencia entre el valor técnico y el de la subasta”.

Independientemente de que el default es una realidad, la situación formal no afectó la negociación de Argentina con los principales grupos de acreedores. Los intercambios para llegar a un punto en común en términos del Valor Presente Neto de bonos que ofrece Argentina y el que pretenden los acreedores siguen avanzando y esto se refleja en el valor de los activos financieros, que viene teniendo un comportamiento positivo en las últimas semanas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario