En mayo hubo un déficit primario de $54.520 millones (sin Aporte Solidario)

Economía

El Gobierno continuó equilibrando las cuentas. Si se incluye el producido por el "impuesto a la riqueza" tendría un superávit de $25,714 millones.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, logró en mayo seguir avanzando con el equilibrio de las cuentas públicas, aunque ya se espera que desde julio el Gobierno vaya dejando esa tendencia. Durante el quinto mes se registró un déficit primario de $54.520 millones, lo que implicó una baja de casi el 80% respecto del que hubo el año pasado, cuando el Gobierno tuvo que descargar una fuerte batería de asistencia al sector privado con motivo de la crisis del covid. Según informó el Ministerio de Economía, el resultado financiero fue negativo en $144.852 millones, lo que implica una baja del 53% respecto del que hubo en 2020. El Palacio de Hacienda deliberadamente excluyó del cálculo el Aporte Solidario en razón de que es un ingreso que se supone que en 2022 ya no va a estar y porque en 2020 no existía. El mes pasado representó $80.234 millones. Al incluir en el cálculo este monto, el resultado primario del sector público hubiera sido de un superávit de $25.714 millones, mientras que el financiero tendría un déficit de $64.618 millones. De acuerdo con la información oficial, en junio quedarán por contabilizar otros $68.271 millones.

Los datos oficiales indican que hasta mayo el Sector Público Nacional acumula un déficit primario de $54.881 millones y uno financiero de $306.058 millones.

Los ingresos totales del SPN neto del Aporte Solidario ascendieron a $631.070 millones con un incremento del 92,3% interanual. Los ingresos tributarios crecieron 99,2% interanual, fenómeno que se explica por el bajo piso de comparación del año pasado. Pero además, por el crecimiento de la recaudación de las retenciones a las exportaciones, debido al aumento de los precios de las materias primas. Los derechos de exportación registraron una suba de 275,8% interanual y acumulan una recaudación en el año que equivale al 0,9% del PBI. Otros tributos que tuvieron subas significativas fueron el IVA neto de reintegros, con el 90,6%; Ganancias, 61%; y Débitos y Créditos Bancarios, con el 79,8%. Los aportes y contribuciones a la Seguridad Social registraron una suba del 68,9% interanual, aún habiendo sectores, como el de la salud, que ese mes quedaron excluidos del pago.

Del otro lado del balance, el gasto primario mostró una suba de 18,3% interanual, que ascendería a alrededor de 48,1% si se excluye el gasto covid correspondiente del mismo mes del año pasado. El rubro que motoriza el incremento de las erogaciones es la inversión de capital, con un incremento del 76,4% interanual, y que para el Gobierno es el “principal pilar de la Ley de Presupuesto 2021”. El total sumó $44.792 millones por ese concepto, entre lo que se destacaron inversiones en autopistas y rutas, e inversiones de las empresas públicas.

Los subsidios energéticos crecieron en $24.484 millones con un incremento del 57,4%, mientras que los destinados a hidrocarburos aumentaron 230%, en $6.378 millones, principalmente por las asistencias al Plan Gas que se llevó la mayor parte de ese incremento ($4.908 millones).

De acuerdo con estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), los ingresos tributarios crecieron un 27% real en el mes, “acelerando en 8 puntos porcentuales el crecimiento que mostraron en el primer cuatrimestre”. En materia de gastos, el IARAF destaca que “las prestaciones sociales, principal rubro del gasto primario nacional, mostraron una caída real como lo venían haciendo en el primer cuatrimestre, del 26% real, aunque cabe destacar que la comparación es contra mayo de 2020, el mes de mayores transferencias en el marco de la pandemia”.

Los subsidios económicos en conjunto mostraron en mayo un aumento del 8,5% real. “A mayo se acumula un 1% del PBI en concepto de subsidios económicos, por encima de lo observado los últimos 6 años”, advierte el reporte.

Dejá tu comentario