Deuda: lanzan canje para alargar plazos

Economía

Hoy está prevista una reunión en el Ministerio de Economía en la que se cerrará la operación financiera más importante del año. Se trata de una oferta que hará el gobierno a todos los tenedores de títulos públicos como los BOCON, Bonos del Tesoro, FRB y BONEX 92 para que los entreguen a cambio de un nuevo título a más largo plazo, pero con una tasa de interés más elevada. Se estima que ese nuevo papel tendrá vencimiento en 2011. En total sería una operación por 3.000 millones de dólares. Para el gobierno es beneficioso, porque descomprime la gran cantidad de vencimientos de deuda que tiene en los próximos 5 años y por más de u$s 11.000 millones anuales. Para los inversores: el mayor rendimiento de un nuevo papel en momentos en que las tasas de interés muestran perspectivas de seguir bajando.

En las próximas horas el gobierno lanzará una operación de canje de deuda por más de 3.000 millones de dólares en lo que será la transacción más importante del año.
Se ofrecerá a los tenedores de títulos que venzan en los próximos tres o cuatro años cambiarlos por uno nuevo a más de 10 años de plazo, que obviamente pagará una tasa de interés más elevada.

Hoy, por la tarde, habrá una reunión con banqueros en el Ministerio de Economía para definir detalles de la oferta. La intención del equipo económico es disminuir el monto de los vencimientos que operan este año y hasta 2005 inclusive.

Esos vencimientos de capital, en el caso de los títulos públicos, en promedio ascienden a casi u$s 11.000 millones por año a los que habría que sumarles u$s 3.600 millones de vencimientos de créditos de organismos internacionales, bancos comerciales y otros acreedores.

Los candidatos a ser incluidos en el menú que anunciará el gobierno esta semana son todos los BOCON previsionales y de proveedores, tanto en pesos como en dólares, el BONEX 92, Bonos del Tesoro y el FRB. A cambio, surgiría el nuevo título con vencimiento en 2011.

Quienes lideran la operación son
Goldman Sachs y Salomon Smith Barney, tras una polémica designación efectuada por el Ministerio de Economía. A ellos, en un segundo escalón, se agregan los denominados Bancos Creadores de Mercado, que son los que habitualmente se encargan de colocar los papeles argentinos en la plaza local.

La estrategia del equipo de financiamiento, encabezado por Daniel Marx y Julio Dreizzen, es esperar a que Alan Greenspan el miércoles disponga una reducción de medio punto en las tasas de interés de los EE.UU., algo que ya descuentan prácticamente todos los operadores en Wall Street. A los 5 días del anuncio, se cerrará la recepción de ofertas y se determinará también la tasa de interés que deberá pagar el nuevo papel argentino que reemplazará a los arriba mencionados.

Habrá dos operaciones de canje de deuda más a lo largo del año,
tal como fuera anunciado por el gobierno al momento de obtener la ayuda financiera externa del FMI, BID, Banco Mundial y España.

Se sumará un canje de bonos en euros, destinado a cambiar los denominados en esa moneda y que vencen en los próximos cinco años por el equivalente a u$s 1.000 millones; otro llamado reinversión de cupones que buscará captar los cupones que vencen a partir de 2002, en poder de las AFJP por u$s 3.000 millones.

La demora en el anuncio del canje de deuda, esperada por el mercado la semana última, fue mencionada el viernes por los operadores como
una de las causas por el retroceso de precios de los papeles argentinos. De hecho, en los últimos 15 días muchos bancos se «montaron» a los títulos locales, básicamente a los que estarán en el menú a ser canjeados, apostando a que al ser rescatados iban a aumentar de precio. Por eso es que se descuenta que el anuncio formal del canje no generará subas importantes de las cotizaciones.

Dejá tu comentario