Deuda: Gobierno presentó ante la SEC la oferta de reestructuración

Economía

Se presentó formalmente la propuesta a los acreedores. Arranca la cuenta regresiva para evitar el default.

El Gobierno presentó hoy ante la Securities and Exchange Commission (SEC) durante esta jornada la oferta de reestructuración de la deuda argentina en vías de default, con lo que comenzaron a correr formalmente los 33 días que cambiarán la historia de la economía argentina. Así se inició la carrera para abrir las negociaciones y, eventualmente, cerrar un acuerdo por u$s68.000 millones de deuda.

Tal como informa hoy Ámbito, será un raid que terminará, indefectiblemente, el 22 de mayo, cuando se cumpla un mes de no haber pagado la liquidación del 22 de abril del Global 21, 26 y 46 por unos u$s503 millones; dinero que, por orden ya dada del presidente Alberto Fernández, no se concretará. Como todo título tiene unos 30 días más de plazo luego de su vencimiento para ser cubierto, Argentina tendrá entonces hasta el 21 de mayo para cubrir ese dinero. Un día después, entrará en default.

La intención oficial es que antes de esa fecha la negociación esté cubierta, que se haya logrado el porcentaje del 75% de aceptación, y que, finalmente, el país no entre en default. Y que, en consecuencia, no haya ya que liquidar los tres pagos del Global. Si no, la suerte estará echada y será decisión del Gobierno si en situación de default mantiene o no la oferta para que, con el tiempo, quien quiera la acepte.

Esta mañana, incluso antes de la presentación formal ante la SEC, dos grupos de acreedores rechazaron la propuesta del Gobierno.

El presidente Alberto Fernández presentó la semana pasada junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, los términos de la oferta del canje de la deuda pública externa, que contempla un período de gracia de tres años y una quita en términos de pago de capital de 3600 millones de dólares, con una reducción de intereses del orden del 62%.

Ante los gobernadores reunidos en la quinta de Olivos (en forma presencial o por videoconferencia), el Ministro explicó que “proponemos cambiar la estructura de bonos por otra que implique un período de gracia de tres años. No se pagaría nada en 2020, 2021 y 2022, se pagaría un cupón promedio de 0,5% en 2023 y esas tasas irían creciendo hasta niveles que son sostenibles”.

A continuación, los lineamientos generales de la propuesta argentina presentada por el ministro Guzmán:

  • Período de gracia de tres años. No se pagaría nada en 2020, 2021 y 2022.
  • Se pagaría un cupón promedio de 0,5% en 2023 y esas tasas irían creciendo hasta niveles que son sostenibles.
  • El interés promedio que pagaría la Argentina es de 2,33%.
  • La propuesta conlleva mayor reducción de intereses que de capital.
  • Se ofrece una reducción de capital de 3600 millones de dólares, es decir, una quita del 5,4% sobre el stock de deuda.
  • Se propone una reducción del pago de intereses de 37.900 millones, que equivale a una quita del 62%.
  • Bonos a reestructurar: 21 títulos elegibles (17 de ellos emitidos en los últimos 4 años), nominados en dólares estadounidenses, euros, y francos, con legislación extranjera.
  • Stock de deuda a reestructurar u$s66.238 millones (u$s41.548 millones emitidos en los últimos 4 años).

El ministro Guzmán anticipó que a partir del lanzamiento formal de la oferta ante los acreedores externos, que será este viernes, habrá aproximadamente 20 días de plazo para que los bonistas puedan decidir si aceptan la propuesta argentina.

En su presentación, el funcionario reiteró que la deuda es “insostenible” y que la Argentina no está en condiciones de afrontar su pago en las actuales condiciones. “Hoy no podemos pagar la deuda, tenemos la voluntad de hacerlo, pero no tenemos la capacidad de hacerlo”, sostuvo el ministro.

En ese sentido, destacó que también el FMI coincide con la visión del gobierno argentino, tras evaluar la capacidad de pago del país. “La Argentina no puede pagar nada” y “el Fondo coincide en que tiene que haber una fuerte reducción en la carga de la deuda”, dijo.

El Ministro también hizo referencia al contexto en el cual Argentina decidió avanzar con la propuesta de canje de deuda, en medio de la pandemia del coronavirus y el consecuente impacto económico global de las medidas sanitarias adoptadas por los países para frenar la propagación del virus.

“Querer forzar pagos de deuda insostenible significaría una carga aún mayor. Significaría condenar a millones más a la pobreza, al desempleo, a la pérdida de oportunidades y sueños”, dijo Guzmán, e insistió en que “necesitamos un alivio que nos permita crecer y así poder pagar. Tomaremos un compromiso que podamos cumplir”.

“Hoy estamos enviando una oferta a los bonistas que asume ese compromiso. El país promete pagar algo que es sostenible”, agregó, y señaló que el Gobierno se propone “resolver la situación de virtual default en la que está el país lo más rápido posible”.

Guzmán también agradeció el apoyo de la comunidad internacional, principalmente al G20 y al G7, al proceso de reestructuración de deuda llevado adelante por la Argentina.

Temas

Dejá tu comentario