Dólar cae en el mundo pero sube en Argentina

Economía

El dólar se afirmó y, para satisfacción del gobierno, subió a $ 3,14 en las casas de cambio y a $ 3,125 en el mercado mayorista. En los últimos días el dólar subió 1,10%. Cuanto más alto el tipo de cambio, mayor es la recaudación por retenciones a la exportación. Si el tipo de cambio se mantiene en estos niveles significará ingresos adicionales por poco más de $ 200 millones al año.

La divisa cerró muy firme en el Forex-MAE, el principal mercado mayorista donde operan los bancos. El dólar cotizó a 3,1250 y para hoy está comprador. Las órdenes de compra que ingresaron después de hora suman u$s 100 millones y hay vendedores por u$s 40 millones.

La intervención del Banco Central, más la resurrección de los compradores privados, garantiza que hoy el dólar seguirá firme. La mayor demanda de dólares coincide con la salida de inversores de los bonos. Ayer la autoridad monetaria compró alrededor de u$s 50 millones y elevó las reservas del país a u$s 44.274 millones.

El dólar estuvo sostenido hasta las 13, pero su precio no pasaba hasta ese momento de $ 3,123. Después de esa hora aparecieron manos fuertes que compraban todo lo que había en el «offer» y la divisa trepó a $ 3,1270. Cerró en los máximos del día.

En el mercado de futuros OCT-MAE, el dólar subió 0,34% para fin de mes al cotizar a $ 3,13 y para fin de año cotizó a $ 3,17, lo que significa que quedó 0,50% más alto que el día anterior.

Los bonos, en tanto, continúan atrapados en una trama de dificultades. El gran problema es el INDEC. Si la Justicia falla que hubo manipulaciones en los índices de inflación, el gobierno va a recibir una avalancha de juicios de los tenedores de bonos que pueden representar un costo varias veces millonario, porque es una quita compulsiva de deuda. Como se sabe, los bonos en pesos posdefault y los del canje indexan por el costo de vida y esa indexación no se paga como dividendo sino que aumenta el capital endeudado. De allí que si hay fraude en el índice es igual a una quita y se puede pedir hasta el default del país por violación en las cláusulas de pago.

Por eso el riesgo-país de la Argentina que elabora el banco JP Morgan subió 10 unidades a 355 puntos básicos, el nivel más alto de este año y más del doble que el que muestra el presidente Lula, de Brasil, de 169 unidades.

  • Muy grave

    Poco a poco la Argentina se encamina a los niveles de riesgo que tenía antes del default, lo que es muy grave.

    El Discount en pesos, el principal bono del canje, bajó 0,43% y el Par en pesos perdió 0,40%. Tampoco la pasaron bien los cupones PBI. El nominado en pesos cayó 2,15%, aunque con un escaso monto de negocios.

    El volumen operado en bonos fue exageradamente bajo, en parte por las vacaciones de invierno. Entre el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y la Bolsa de Comercio, negociaron apenas $ 1.180 millones, pero a este monto hay que deducirle casi $ 400 millones en Notas y Letras del Banco Central.

    Fue tan bajo el monto operado, que el BOGAR, un título que mueve más de $ 100 millones cada día, ayer operó sólo $ 5,2 millones.

    Los bonos en dólares tampoco tuvieron un mejor comportamiento. El BODEN 2013 retrocedió 0,15%, pero con pocos negocios.

    Los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que son la referencia para todos los títulos de la región, siguieron con su renta por debajo de 5%, pero esta vez su menor tasa no significa que vuelva más atractivos a los bonos emergentes, ya que el mundo está escapando al riesgo hasta ver qué pasa con el mercado de hipotecas estadounidense. Se teme una ola de incobrabilidades de deudores si caen los valores de las propiedades. Esto que preocupa a Ben Bernanke está afectando el valor de la moneda norteamericana, que ayer tocó un nuevo mínimo histórico de u$s 1,3845 por euro, aunque hacia el final de la rueda se recuperó para cerrar en u$s 1,3806. Los bonos argentinos seguirán débiles por un tiempo, más allá de alguna resurrección puntual.
  • Dejá tu comentario