Por el cepo al dólar, surge competencia nacional para Airbnb y Booking

Economía

Emprendedores marplatenses crearon una plataforma de alquiler temporal para turismo interno. Factura en pesos y tiene un sistema antifraude.

Al calor de las restricciones cambiarias que encarecen las operaciones en dólares, algunos servicios con base en el exterior que venían utilizando los argentinos empezaron a perder usuarios. Así se abrió un espacio para el surgimiento de propuestas locales que intentan ocupar lugares vacantes.

Un caso reciente es el de Alohar, una plataforma de alquiler temporario para contratar en el país que factura en pesos y ofrece los mismos servicios que los dos gigantes internacionales.

Fue creada por tres emprendedores marplatenses al calor del cepo al dólar, ya que el gran diferenciador de la propuesta es que todos los pagos se hacen en pesos, sin tener que pagar recargos como el impuesto PAIS o retenciones de Ganancias.

“Somos Alohar, somos argentinos. Operamos en pesos”, afirman sus creadores, Fernando Unzué, Juan Ignacio Collar López y Emiliano Suazo. “Después de un año tan complejo, el argentino no puede afrontar esos costos y dejó de ver en estas plataformas una opción atractiva. Desde esa realidad vimos la oportunidad de desarrollar Alohar.me”, explica Unzué, que se desempeña como CEO.

En todos los aspectos básicos la plataforma adopta el mismo funcionamiento que Airbnb. La firma radicada en California funciona en base a una comunidad de alojadores y alojados, cuenta con un sistema de evaluación de experiencias y todos los pagos se hacen en forma digital. La empresa actúa como intermediario en el pago y no libera el dinero al propietario hasta 24 horas después del ingreso del huésped y de corroborar que se cumplen las condiciones publicadas.

En cambio, está más lejos en ese sentido del modelo Booking, ya que la plataforma con sede en Amsterdam tiene menos control sobre la operación y admite los pagos en efectivo, lo que da lugar a mayores riesgos para los usuarios.

Los fundadores de Alohar explicaron a Ámbito que estas características a su vez son un diferencial respecto de las plataformas locales de alquiler temporario, como Zona Prop, que también factura en pesos. “Somos dos modelos de negocios diferentes, porque nuestra operación es 360 grados, integral, ya que toda la operación se realiza de manera integral en la plataforma. En cambio, Zona Prop funciona como una vidriera, como un espacio de publicación/publicidad en el que brinda el contacto y nada más, no hay regulación. Así es como muchas veces suceden los fraudes y el que alquila se encuentra con que ese espacio no existe, o no era como en las fotos, etc. Lo mismo sucede con Mercado Libre”, explicaron.

El impacto del cepo cambiario también tuvo impacto sobre la operación de Booking y Airbnb en Argentina. En primer lugar, como se dijo, porque al ser empresas extranjeras las tarifas se pactan en dólares al tipo de cambio oficial. Esto tiene varias implicancias. Por un lado encarece los costos para los usuarios argentinos por la aplicación del impuesto PAÍS y el pago a cuenta de Ganancias. Pero también provoca distorsiones por la brecha entre el dólar oficial y el paralelo.

Por ejemplo, un propietario que alquile su departamento a un turista a través de Airbnb recibirá el pago mediante una transferencia bancaria en pe-sos con el importe calculado al tipo de cambio oficial de $85 por dólar.

Esto le quitó atractivo a Airbnb y favoreció a Booking, ya que en ésta última plataforma el anfitrión podría cobrar en dólares billetes a un turista extranjero. Pero a su vez el anfitrión debería luego pagar la comisión a Booking mediante una transferencia o con tarjeta de crédito, y ahí nuevamente se aplicarían los impuestos antes mencionados, en caso de que las restricciones cambiarias le permitan realizar la operación.

Dejá tu comentario