Edenor y Edesur piden subsidios por $54.260 millones para no subir las tarifas

Economía

Ese monto representa un ajuste de 28% en la factura residencial de Edenor. Y para Edesur equivale a un 34%.se hizo ayer la audiencia pública virtual con las distribuidoras

Edenor y Edesur, las dos mayores distribuidoras eléctricas del país, volvieron a plantear ayer la necesidad de aplicar aumentos del orden del 28% al 34% en las tarifas residenciales este año. Lo hicieron durante una audiencia pública virtual para discutir la salida del congelamiento tarifario que rige desde marzo de 2019.

Y aclararon que en caso de que el Gobierno decida no subir las tarifas a los usuarios, las empresas necesitarían subsidios por $54.260 millones para poder mantener los servicios actuales.

El desglose sería el siguiente. Edenor pide que le permitan subir 28% la tarifa residencial. Y en caso de que no se autorice aumento requeriría un subsidio de unos $20.000 millones.

Edesur, en tanto, pide un ajuste en la boleta residencial de luz del 34% y de un 45% promedio para el resto de las categorías. De no haber aumento, calcula la compensación en $34.260 millones.

Las magnitudes del ajuste que piden las empresas fue cuestionada la semana pasada por el Ente Regulador Eléctrico (ENRE) que dijo que en realidad oscilan entre el 81% y el 157%.

Ayer, en la audiencia pública expusieron los representantes de Edenor y Edesur, junto con una lista de 150 oradores que participaron de manera virtual.

El presidente y CEO de Edenor, Ricardo Torres, aseguró que “si el requerimiento de fondos se trasladara exclusivamente a los clientes, el incremento sería del 28% en promedio para los clientes residenciales”. Y estimó que el aumento promedio de todos los clientes de Edenor debería llegar al 31% para poder mantener el servicio en las condiciones actuales. “Recordemos que en estos dos años los salarios subieron 90% y la inflación superó el 120%”, añadió.

Por su parte, el presidente de Edesur, Juan Carlos Blanco, planteó: “El impacto en la tarifa residencial sería del 34% y en el promedio del resto de las categorías del 45%. La segunda opción establece subsidios por un valor de $34.260 millones sin cambios en el cuadro tarifario”. Indicó además que el 66% de los clientes residenciales paga menos de $ 1.000 por mes.

También remarcó la “necesidad de recomponer los recursos del sector eléctrico” y en ese sentido planteó dos pasos para la recomposición gradual de los cuadros tarifarios: un ajuste a partir del 21 de abril y otro desde agosto.

Torres añadió que “mientras las tarifas se mantuvieron congeladas, los salarios aumentaron un 82% entre marzo de 2019 y diciembre de 2020, la inflación del consumidor fue del 95% y la inflación mayorista trepó a 121%”.

Además de la audiencia de ayer con las distribuidoras, el lunes hubo otra dedicada a analizar la tarifa de las empresas transportadoras. El ENRE tomará de allí los elementos de análisis de los cuadros tarifarios de transición que el Gobierno aplicará hasta 2023. Durante ese plazo se abordará una nueva revisión tarifaria integral para los segmentos de generación, transporte y distribución de electricidad y de gas.

Dejá tu comentario