El déficit con Brasil cayó 40% en setiembre

Economía

En setiembre, el déficit comercial con Brasil cayó 40% frente al registrado un año atrás al totalizar u$s 269 millones. Semejante performance se explica por el boom importador que viene experimentando el vecino país como resultado de lo que hasta el mes pasado era un tipo de cambio apreciado, y el efecto del adelantamiento de embarques producto de la crisis financiera.

Las exportaciones argentinas con destino al mercado brasileño fueron de u$s 1.454 millones, lo que representa un incremento de 68% interanual. Mientras que las ventas externas brasileñas a la Argentina sumaron u$s 1.723 millones, apenas 31% superiores a las de setiembre 2007.

No sólo las importaciones de origen argentino crecieron a tamaña tasa interanual sino que el total de las compras al resto del mundo por parte de Brasil registró un crecimiento superior a 52%.

Esta avalancha importadora es reflejo, por un lado, del dólar barato (en agosto antes de la crisis llegó a 1,51 real para trepar en el último mes a casi 2 reales) y por otro del incremento en compras de bienes intermedios para satisfacer la creciente demanda del sector industrial, y de bienes de consumo ante el mayor nivel de actividad doméstica.

Por otra parte, no puede descartarse cierto efecto precaución de los importadores que adelantaron operaciones ante la escalada del tipo de cambio.

En lo que va del año el déficit comercial de la Argentina con Brasil es de u$s 3.840 millones, lo cual implica un crecimiento de 29,6% frente al mismo período de 2007. 

Pero el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, preocupado por el desempeño del sector externo, se apresta a lanzar un plan de medidas para socorrer a los exportadores, quienes reclaman por la reducción del financiamiento y el alza de las tasas de interés. Por eso no debería cantarse victoria en cuanto a que el déficit comercial se revierta abruptamente. Quizás, todo lo contrario, ya que las nuevas medidas de estímulo al sector exportador brasileño seguramente impacten en el comercio con la Argentina.

  • Iniciativas

    En relación con el paquete de medidas, de las cuales algo adelantó el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Miguel Jorge, durante un evento en la Confederación Nacional de la Industria, éstas serían algunas de las principales iniciativas: . Aumentar el volumen de recursos disponibles para las ACC (Adelantamiento de Contrato de Cambio).
    Las ACC son un instrumento usado por el Banco Central para anticiparles a los exportadores el cobro de las mercaderías vendidas al exterior.   

  • Refuerzo del presupuesto del Proex (Programa de financiamiento de las exportaciones) que administra el Banco do Brasil.   

  • Refuerzo del volumen de dinero disponible en el BNDES para el financiamiento de empresas exportadoras.

    Se trata de préstamos muy demandados en el mercado porque se pactan a una tasa de interés anual de 6,25% (cuando la Selic, de referencia, es de 13,75%).

    Estas no serían las únicas medidas, pero sí las principales orientadas a compensar la caída de líneas de financiamiento para las exportaciones.

  • Sugerencia

    Al respecto, la central fabril FIESP además de haber acercado al gobierno un estudio sobre la escasez de crédito para el sector externo, le sugirió utilizar parte del stock de reservas acumuladas en el Banco Central (al 30 de setiembre sumaban u$s 206.486 millones, con un crecimiento de 26.152 millones en lo que va de 2008) para lubricar los canales de crédito por medio de la creación de un fondo de financiamiento a las exportaciones.

    Según lo manifestado por varios ministros, e incluso, el propio Lula, quien en privado se manifiesta en contra de tocar las reservas, en el Banco Central rechazan con todo fervor la iniciativa. Por lo que, por ahora, suena muy improbable. Pero sí el gobierno podría echar mano a varios proyectos estacionados en el Congreso vinculados a reformas en el área fiscal.

    Los datos de setiembre muestran que las exportaciones brasileñas al mercado argentino ocuparon el tercer lugar del ranking total detrás de China. Los productos que más crecieron fueron automóviles, máquinas y equipamiento, electrónicos, siderúrgicos, plásticos y manufacturas y minerales. En particular, se destacan además de autos, las autopartes, aparatos transmisores y receptores (celulares), tractores, vehículos de carga, partes de motores para vehículos, bombas y compresores, calzados, aceites combustibles, máquinas de acero, neumáticos, laminados de acero plano, máquinas para terraplenes. Mientras que las ventas externas argentinas a Brasil se concentraron en vehículos y autopartes, naftas, trigo, plásticos y manufacturas, y máquinas y equipamientos. También en el ranking de principales proveedores la Argentina fue desplazada al tercer lugar por China.
  • Dejá tu comentario