El derrumbe del puente de Génova pone en jaque a la empresa concesionaria

Economía

Mientras continúan las tareas de remoción de escombros, también se siguen sintiendo las consecuencias bursátiles del trágico accidente del puente de Génova. El papel de Atlantia, la principal gestora de las autopistas italianas, cerró el jueves con una caída de 22,3% y aunque se recuperó el viernes (+5,68%) aún es incierto su futuro.

Autostrade, filial de Atlantia, es la encargada de la autovía y del mantenimiento del puente. La compañía afronta además la pérdida de más concesiones en Italia, después de que el gobierno italiano le revocara la concesión de la accidentada autovía. El Gobierno italiano le impuso además una multa de 150 millones de euros, que podría ir acompañada de nuevas sanciones económicas.

La concesionaria puede perder también otros importantes contratos por más de 10.000 millones de euros.

El valor de Atlantia en la bolsa cayó unos 1.200 millones de euros. Sin embargo, este viernes los papeles de Autostrade per l'Italiaa tuvieron un respiro en la apertura y subieron casi 6%.

La investigación

En las últimas horas se conoció un estudio de ingeniería encargado por Autostrade el año pasado que advirtió sobre el estado de los cables suspendidos recubiertos de hormigón que soportaban el puente, informaron dos periódicos italianos.

El puente presentó problemas desde poco después de que fuera terminado en 1967 y algunos de los soportes se reforzaron ya en la década de 1990, según expertos.

Autostrade ha dicho que examinaba el puente trimestralmente como exige la ley y que había llevado a cabo inspecciones adicionales con la contratación de expertos externos.

Los periódicos dijeron que el estudio de la universidad había descubierto que los soportes del tramo del puente derrumbado esta semana reaccionaron a la vibración "de una manera que no concuerda totalmente con las expectativas y requiere más investigación".

El estudio dijo que la anomalía en la reacción de las suspensiones del puente podía haber estado relacionada con la corrosión del metal en algunos cables.

Una de las peculiaridades del puente era que sus cables estaban recubiertos de hormigón, lo que dificultaba evaluar su estado.

Los periódicos dijeron que la compañía anunció una licitación de 20 millones de euros en mayo de este año, ya que planeaba fortalecer los soportes que no se habían reforzado en los años noventa.

Dejá tu comentario