El vendaval casí llevó 100 puntos

Economía

¿Volatilidad le llaman a esta vorágine? Cierto que fue el término clásico que se vino utilizando para calificar estados bursátiles (y midiendo en cuánto se apartan los precios de su valor par). Pero, habrá que forjar algún otro y capaz de abarcar algo como lo visto en sólo tres días de esta semana. Para no ir lejos, basta con apuntar que todavía no se había terminado de celebrar la llegada del Merval a los 2.303 puntos -apabullando oídos con la palabra «récord»- que al arribar dos ruedas más allá, el índice estuvo a punto, con el mínimo de 2.207 unidades de ayer, de perder «100» puntos en dos fechas, y hasta de perforar nuevamente la centena de los 2.200. Menos mal que se pudo enderezar el timón a tiempo, lo que no asegura que la corriente de los «rápidos» no tenga otras sorpresas inmediatas.

Finalmente, nivel de 2.242 puntos y cerrando en tono neutro, respecto del martes. Afuera, los chinos seguían con lo suyo, independientes, sumando otro 2,7% como si nada. Mientras el Dow Jones también podía ofrecer otra cara en el cierre y rebotar con un medio por ciento. Que se lo tradujo, a modo de bálsamo, a sus seguidores regionales.

  • Mayor monto

    Se tensó bien la fuerza compradora, se hizo también de material absorbente, para -a favor del entuerto entre dólar y bonos locales- actuar de alternativa. Casi en los $ 100 millones de efectivo, todo pudo ser barrido de la superficie, aunque no dio para recuperar terreno. Petroleras y afines actuaron como columna -Petrobras especialmente, en leve medida Tenaris-y con ella se soportó bien a las que bajaban. De paso, algunos casos bien favorables entre las de «panel general» -distinguidas Caputo y Estrella-que le pusieron color alcista al día. Un juego infernal, en solamente tres ruedas, que indica la alta temperatura que persiste en el fondo de las tendencias globales. Por ahora, tratarán de enfriar la superficie. La Bolsa, magullada.
  • Dejá tu comentario