Actividad: estiman nuevo crecimiento mensual en julio (mañana, dato oficial)

Economía

Además, las primeras proyecciones privadas estiman una mejora cercana al 2% para agosto. El INDEC da a conocer mañana el EMAE del séptimo mes del año.

Después de cuatro meses en baja, la medición desestacionalizada el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) registró en junio un rebote del 2,5%. Las aperturas luego de las medidas adoptadas por el Gobierno para contener el avance de la segunda ola impulsaron el indicador. Mañana, el INDEC dará a conocer el dato de julio y consultoras privadas estiman que volverá a darse un crecimiento, aunque éste será menor que el mes previo.

“Después del fuerte crecimiento mensual sin estacionalidad registrado en junio a raíz de la apertura de actividades, estimamos un crecimiento menor en julio (por debajo del 1% mensual), aunque todavía influenciado por la reducción de las restricciones”, señaló al respecto un informe de la consultora LCG.

Por su parte, desde el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala, proyectaron que en el séptimo mes del año la economía se incrementó un 10,8% interanual, “marcando aun crecimientos que se explican por la baja base de comparación”. “El acumulado de estos siete meses de 2021 resulta en un crecimiento de 10,9% anual”, señaló la firma, que agregó: “Al observar el indicador en frecuencia mensual sin estacionalidad se advierte que en julio la economía se incrementó un 0,1% respecto a junio, consolidando el amesetamiento en torno a los niveles alcanzados en los meses previos al ASPO 2020”.

“La dinámica del julio refleja una tendencia de evidente mejoría en casi todos los componentes del IMA. Como ocurre en los últimos meses, sin considerar los préstamos comerciales en términos reales que se contrajeron un -17%, todos los indicadores reflejan un crecimiento respecto a julio 2020. Sin embargo, la baja base de comparación dificulta el análisis en la mayoría de los casos”, remarcó el ITE.

Agosto

La tendencia de recuperación de la actividad continuó en agosto. Por caso, el Índice General de Actividad elaborado por la consultora Orlando Ferreres registró el mes pasado un incremento del 8,7% anual, acumulando un avance del 10% en los primeros ocho meses del año. “Por su parte, la medición desestacionalizada observó una expansión de 1,8% respecto de julio, que se explica más por las falencias de julio que por un buen agosto”, señaló el estudio.

“Así, la actividad sigue con una evolución errática, en donde la medición desestacionalizada muestra desde enero hasta agosto un crecimiento de tan solo 0,5%, lo que evidencia el estancamiento que afecta a la actividad económica y resalta que la expansión anual que mostrará el año en curso se explica fundamentalmente por el arrastre estadístico que generó el desplome y la recuperación del año pasado”, señalaron desde Ferreres.

En agosto, el sector que hizo el mayor aporte al crecimiento fue el comercio, “el cual en su rama minorista se vio ayudado por la mejora sanitaria y la relajación de las restricciones, mientras que el comercio mayorista sigue adelantando compras y acumulando stocks cuando es posible por la distorsión que introduce la brecha cambiaria”. “Para el resto de 2021 no esperamos mayores cambios, aunque podríamos ver una leve aceleración respecto de la decepcionante primera parte del año producto de un mayor gasto público y un repunte del consumo”, concluyó.

Lo que viene

De cara a los últimos meses del año, “la mayor inyección fiscal, sumada a la materialización de algunos ajustes salariales, podría traccionar transitoriamente el consumo”, según LCG. “Pero estimamos que el aporte este año terminará siendo marginal. Nuestra proyección se mantiene en torno a un crecimiento del 7,5% anual promedio para 2021. Descontando el arrastre estadístico de 5 p.p. que dejó la recuperación de finales de 2020, el crecimiento punta contra punta sería de apenas 3,4%”, remarcó la consultora.

La proyección de la firma es similar a la esperada por el Gobierno, que espera una recuperación en torno al 8% para este año. “Lo veo factible, e incluso puede ser algo superior, si se confirma el paquete de medidas de estímulo que podría anunciarse en esta semana. El escenario base que manejamos hoy es de 7,5%, que debería ser corregido al alza. Igualmente, no debemos perder de vista que un crecimiento mayor implica una aceleración en la demanda de divisas y este es el principal limitante al crecimiento de cara al 2022”, señaló días atrás a Ámbito Nicolás Zeolla, economista jefe de FIDE.

Temas

Dejá tu comentario