Emitirán u$s 660 M en títulos para tren bala

Economía

Al plan oficial para construir el tren bala no lo frena ni el conflicto con el campo. Menos ahora que hay indicios de acercamiento entre las dos partes. Así, el gobierno tiene previsto emitir antes de fin de mes u$s 660 millones en títulos de la deuda. Será el anticipo a girar al banco francés Natixis, la entidad encargada de financiar el proyecto. El desembolso de este anticipo es considerado clave por el consorcio Veloxia que lidera la francesa Alstom y hasta por funcionarios para asegurarse la concreción de la cuestionada operación.

Lo que hará el Ministerio de Economía no es más que cumplir lo acordado con Martín Lousteau el 26 de marzo pasado, cuando firmó la Resolución 178 (tan polémica como la 125 de las retenciones móviles) que aprobaba la estructura de financiamiento del tren de alta velocidad Buenos Aires-Rosario-Córdoba. Lo más jugoso de la misma surge de los anexos en los que se estipulan las características de las «Notas 2008». Natixis se asegura que esos papeles o «bonos Bala» tendrán que cumplir con las características de obligaciones aplicables a la deuda de países latinoamericanos y de las establecidas por Asociación Internacional de Swaps y Derivados. Lousteau fijó como tope máximo a emitir 2.070 millones de euros o su equivalente en otras monedas en uno o más tramos. También Natixis se garantizóque las obligaciones de pagar estos papeles, según figura en el Anexo 1, «serán totalmente independientes y no resultarán afectadas por el desempeño y la finalización del mencionado proyecto». Es decir que, si el tren bala opera a la velocidad del Gran Capitán que va con destino a Misiones -famoso por su lentitud, igual habrá que pagar las «Notas 2008».

Pero en definitiva será problema de otros gobiernos: esos papeles se emitirán con amortización final a los 30 años. Tendrán una opción de recompra por única vez por parte de la Argentina a los 17 años. La gestión de los Kirchner sólo deberá hacer frente a los intereses de las «Notas 2008», que se pagarán en forma semestral. Las amortizaciones de capital serán en cuatro cuotas iguales equivalentes a 9,6%, que vencerán, para esta primera emisión de u$s 660 millones entre 2015, 2016, 2017 y 2018.

Lo de los intereses es un capítulo aparte por la particular situación de mercado que afecta a la Argentina. La resolución de Lousteau estipuló una fórmula que contempla como base a la Libor y un adicional en función de los CDS (siglas en inglés del Seguro contra Default del país) a cinco y diez años.

Curiosamente se incluye otro ítem a incluir basado en el «cambio sufridoen el costo de liquidez de Natixis» que sólo se aplicará en caso de que la entidad conserve los papeles en cartera propia. Como se observa, la entidad francesa adoptó todas las medidas de protección a su alcance habida cuenta del deudor. El precio de emisión de las «Notas 2008» será de 88% del valor nominal. Para casos de incumplimiento, hay un apartado en el que Natixis se asegura la existencias de cláusulas de incumplimiento cruzado (si se defaultea un papel, es como que se defaulteen todos) en conformidad como mínimo con los papeles emitidos por la Argentina tras el canje de la deuda en 2005. Las leyes aplicables serán las del Reino Unido en caso de cesación de pagos. Confianza cero de Natixis en los tribunales domésticos. Al menos, la Argentina podrá optar por tasa fija o flotante de estas «Notas 2008», que obviamente será este último caso, habida cuenta de que los intereses se acercarían a 14% anual. La intención de Natixis es la de revenderlos en cuanto pueda, es decir en cuanto el mercado lo habilite. Cotizarán los « bonos Bala» «en sector no regulado de una Bolsa de Valores de la Unión Europea, que aún debe acordarse». La emisión tenía como fecha límite junio, salvo que el CDS o Seguro Contra Default de la Argentina superase los 800 puntos. se aproximó bastante, por encima de los 600, pero no ocurrió.

Dejá tu comentario