Ingacio Noel: "Nuestros planes no cambian por la pandemia; esto es coyuntural"

Economía

El dueño de la alimenticia Morixe anticipó que seguirán ampliando su oferta de productos. Las ventas de harina y polenta se duplicaron durante la cuarentena. Y sus acciones subieron 206% desde marzo.

“Tenemos un plan de lanzamientos que no cambia por la pandemia. Esto es una coyuntura, en algún momento terminará”. Con esta frase, Ignacio Noel, dueño de la alimenticia Morixe, resume la filosofía con la cual encara el contexto económico actual al frente de la empresa que compró a fines de 2017. La compañía, que en ese entonces era sólo un molino harinero, ingresó en un proceso de expansión. Se transformó en una empresa de alimentos, con niveles crecientes de ventas y facturación, que no se frenaron por el Covid. Al contrario, el cambio de hábitos que provocó la cuarentena -entre ellos cocinar en el hogar- elevó al doble la demanda de harinas y polenta.

Esto explica también otro fenómeno llamativo: desde mitad de marzo hasta ahora, el precio de las acciones de Morixe (que cotizan en Bolsa desde 1961) subió el 206%

Cuando arrancó la cuarentena, el lunes 16 de marzo, la acción de Morixe cotizaba a $4,73. Luego de tres meses, el lunes 30 de junio el precio por acción era de $14,50.

Así, cada vez suma más interesados en comprar sus papeles. Ahora, está a la espera de una autorización de la Comisión Nacional de Valores para convocar a una nueva suscripción de capital que, estima, se realizará en agosto o septiembre.

“Cuando compré la empresa tenía 400 accionistas y hoy tengo 4.600. Y crecen mes a mes, porque la gente ve que la acción subió y que suben las ventas. Y los inversores saben que tenemos planes de seguir creciendo”, dijo Ignacio Noel en diálogo con Ámbito.

Esos planes incluyen el lanzamiento de nuevos productos. Si bien evita dar muchas pistas para no alertar a sus competidores, el empresario explica: “Buscamos tener un portfolio que cubra la mayor parte de los alimentos que se venden hoy en un supermercado o un almacén. Queremos dar al consumidor opciones de calidad similar o mejor que la marca que domine esa categoría, y a un precio más accesible. Esa es nuestra estrategia”.

Los datos duros que aporta Noel sobre la performance de la empresa ayudan a entender su entusiasmo y el de los inversores. En mayo de este año las ventas (en volumen) de harinas Morixe crecieron 161% y las de polenta 233%. En junio la empresa facturó alrededor de $540 millones. “Con inflación y todo, en mayo 2018 cuando cerramos el primer balance de la nueva gestión facturábamos $250 millones anuales. Hoy facturamos más del doble en un mes. Anualizado te da arriba de $6.000 millones a precios de hoy”, detalla. Su plan de negocios aspira a llegar a una facturación de u$s150 millones en un plazo de 3 años.

“Migramos de molino harinero a empresa de alimentos. Ese era el proyecto. Estamos en proceso de construcción, pero ya avanzamos mucho porque tenemos productos congelados, aceites, conservas, aceitunas y productos afines a la marca, los “secos”, la polenta, avena, harina, pan rallado, rebozador, harina para arepas”, añade.

Desde este año, la empresa pudo acceder a financiamiento bancario, que no contaba en 2019 o que, en todo caso, se ofrecía a tasas del 70%. “Este año la banca pública y la privada también nos han dado crédito más que suficiente. Y en condiciones razonables. Las tasas ahora están en niveles del 20 al 24 por ciento, en algún caso al 30%, pero más acorde a lo que son las variaciones de los precios”, dijo.

En este punto, Morixe también exhibe certificado de muy buena conducta: a marzo de 2020 registra una deuda de $349,16 millones tomada con 11 bancos, privados y públicos. Toda la deuda está en situación 1 (regular) y no tiene cheques rechazados, según datos de la central de deudores del BCRA.

Morixe tiene 580 empleados distribuidos en 5 plantas de molienda de trigo, una planta de molienda de maíz, y una fábrica donde produce pan rallado y rebozador. El grupo también cuenta con plantas de aceitunas en conserva y aceite de oliva en La Rioja y otra de papas congeladas pre-fritas en el GBA. En Mar del Plata produce puré instantáneo.

Noel precisa que las exportaciones representan el 20% de su facturación total, alrededor de u$s1,5 millón al mes. La empresa llega con sus productos a Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario