Empresarios insisten con las críticas por el Aporte Solidario

Economía

Aunque la mayoría de los alcanzados por el Aporte Solidario han acatado al pago dispuesto por ley, los grandes empresarios siguen cuestionando con dureza la obligación. Así lo sostuvieron el titular de Fiat en Argentina, Cristiano Rattazzi, y el presidente del Grupo Los Grobo, Gustavo Grobocopatel, en el marco de un encuentro virtual organizado por la Fundación Libertad de Santa Fe. También hubo cuestionamientos a otros gravámenes, al rol del Estado y al acuerdo entre el sindicato de camioneros y el dueño de la cadena Walmart en Argentina, Francisco de Narváez.

Rattazzi, de un reconocido respaldo hacia la gestión del gobierno de Mauricio Macri, rechazó el denominado “impuesto a la riqueza”. El titular de Fiat afirmó que “hacer impuestos patrimoniales hace más débiles a las empresas”. En su visión, “hay que fortalecer a los empresarios” en vez de agradar al sector público. De hecho, remarcó que “el Estado destruye riqueza, reparte alguna vez y crea limosna” en un marco en que se va reduciendo el mercado interno. Rattazzi atacó también a algunos de sus colegas, a quienes acusa de no querer competir en el marco de un mercado global. “La tendencia de Argentina desde hace años de cerrarse al mundo y evitar la competencia. Es muy notable cuando se ve en las organizaciones. En muchos sectores se cuestiona ‘por qué tengo que competir’. Cuando no competís y la tenés fácil, en cierto momento, te estás aprovechando. ¿Qué empresario sos? ¿Uno de las prebendas, de los que tiene que tener ayuda y que busca acuerdos con alguien para que no le creen la competencia?”, acusó el principal directivo de Fiat en Argentina. En otro aspecto, realizó una evaluación crítica del momento para que las empresas puedan enfrentar proyectos de inversión en el mediano y largo plazo y cuestionó el contexto en el que se llevó a cabo el reciente blanqueo de capitales con destino la construcción. “Hace cuatro años se hizo un blanqueo importante con una reglas de juego, y ahora son las contrarias”, advirtió. En tal sentido, consideró que “en el Gobierno consideran que hay que exportar mucho para salir de la crisis, pero le ponen impuestos a las exportaciones e incrementan el Impuesto a los Ingresos Brutos, que es el más distorsivo, y que durante los gobiernos de Menem y Macri se trató de eliminar”.

Por su lado, Gustavo Grobocopatel, radicado en Uruguay desde el año pasado, criticó también el Aporte Solidario. “Mi punto de vista es que el problema que tenemos no lo vamos a resolver con la recaudación de este impuesto. La solución es que vuelva el dinero que está afuera, al mercado de capitales y al sistema productivo”, dijo el denominado “rey de la soja”.

Grobocopatel opinó que el aporte “es un error grave que va a costar mucho tiempo reparar”. No obstante, a diferencia de Rattazzi, sostuvo: “Yo soy alguien que está favor del Estado, la sociedad necesita más estado, y la verdad es que tenemos menos calidad de Estado a pesar de que las recaudaciones son mayores”. Por eso,consideró que “este camino hay que revisarlo urgentemente”.

Por otro lado, Grobocopatel se quejó que “desde la política y la academia es muy cómodo echarle la culpa a los empresarios” sobre las recurrentes crisis económicas que afectan al país. “Es políticamente correcto y por eso el sector político y el académico no ayudan a que los empresarios tengan esa posición importante que debería tener”, aseguró. Por otro lado, cuestionó el reciente acuerdo entre el sindicato de camioneros que lidera Hugo Moyano con Francisco de Narváez, en el marco de la compra de la cadena Walmart, donde el empresario local accedió a abonar una suma a los empleados del sector de logística. Grobocopatel advirtió que en la economía moderna marcada por la impronta de las nuevas tecnologías “no se trata de hacer transformaciones para que los trabajadores pierdan derechos”, pero advirtió que “no hay derechos que defender si el trabajador pierde el empleo”.

Dejá tu comentario