Bienes de Capital: empresas esperan prórroga del bono fiscal

Economía

Se trata de un beneficio que las compensa de la importación de Brasil. Venció el 31 de diciembre. Es lo único que queda pendiente de la agenda de temas impostergables para el primer mes que se fijo el Gobierno.

Las empresas que fabrican bienes de capital en el país están a la espera de que el Gobierno nacional prorrogue el bono fiscal que favorece al sector, y que es una compensación contra la importación desde Brasil, que ingresa al país con arancel cero. El beneficio venció el 31 de diciembre y su renovación forma parte de la agenda de temas impostergables que tenía a resolver el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Esa agenda incluía entre otras cuestiones la prórroga del Programa Ahora 12, que ya fue hecha, y de Precios Cuidados, entre otros puntos, además de el IVA cero a alimentos, que no se renovó y se reemplazó por un programa de reintegros.

En el primer mes del nuevo gobierno el funcionario ya definió casi todo menos la cuestión del bono fiscal para bienes de capital. El beneficio se viene otorgando desde 2001 y nació para compensar a las empresas locales de la importación sin arancel desde Brasil.

Durante la gestión de Dante Sica en el Ministerio de la Producción se procuró modificarlo para incentivar la incorporación de tecnología. Originalmente, los beneficiarios percibían un bono fiscal equivalente al 14% de su facturación, que se podía aplicar a la cancelar impuestos. Luego de ello se comenzó a reducir el beneficio, que actualmente promedia entre un 7% y 8%. Quien deberá definirá cómo sigue en los próximos días será el nuevo secretario de Industria, Ariel Schale.

En un encuentro previo que Kulfas mantuvo con la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADMIRA) el funcionario les anticipó a los empresarios que la nueva administración va a renovar el bono.

El secretario de la Cámara Argentina de la Maquina Herramienta (CARMAHE), Pedro Cascales, indicó a Ámbito Financiero, que las empresas del sector esperan que en los próximos días se publique el decreto. “Es cierto es que desde que se puso en marcha ese beneficio, siempre el decreto apareció en los días posteriores y se renueva con retroactividad al 1 de enero”, explicó.

Para obtener el beneficio, la empresa tienen que presentar sus facturas, y contra ellas, dependiendo del tipo de producción, se le concede un bono fiscal con un determinado porcentaje, que puede aplicar a cancelar impuestos. La empresa puede presentar facturas cada cuatro meses. El trámite es a distancia, pero es inevitable que luego reciba una inspección en la planta para verificar datos. A partir de ahí, la firma debe esperar a que la secretaria de Industria le otorgue el bono, que presentará ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Según indicó Cascales, esa última parte del trámite, correspondiente al periodo fiscal de 2019, está demorada, es decir, forma parte de lo que dejó sin hacer la anterior administración. El dirigente indicó que todavía faltan que se emitan bonos correspondientes a ventas que hicieron en la primera mitad del año pasado. El problema es que la demora genera que la inflación licúe el beneficio. Por esa razón, las empresas están a la espera de definiciones en los próximos días. Los empresarios especulan que las demoras de la gestión anterior tenían que ver con el ajuste de las cuentas del estado con la idea de llegar a cumplir los objetivos de déficit fijados del 0,5% para el año pasado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario