Ribeiro, más complicada: los cheques rechazados ya suman $117 millones

Economía

La cadena de electrodomésticos sigue con una situación financiera complicada. Por la caída de ventas no logra ingresos para cubrir los pasivos.

Ribeiro, la cadena dedicada a la venta de electrodomésticos, sigue muy complicada financieramente producto de la caída de las ventas y según se desprende de la central de deudores del Banco Central (BCRA) a la fecha acumula 89 cheques rechazados por poco más de $117 millones.

El año pasado, la compañía liderada por la familia homónima no sólo tuvo que presentar un procedimiento preventivo de crisis sino también recurrir al cierre de sucursales y liquidación de stocks, pero todas estas medidas no fueron suficientes para capear la crisis que afecta a todo el sector de venta de electrodomésticos.

El caso de Ribeiro no es único y está en línea con la situación que están atravesando competidoras como Garbarino y Musimundo. En el caso de la primera, luego de haber refinanciado con los bancos una deuda superior a los $4.000 millones, ahora sus principales entidades acreedores están presionando para que los dueños ejecuten la venta de la firma a un fondo de inversión y en caso contrario solo restaría la quiebra.

Musimundo, por su parte, no solo se presentó en convocatoria de acreedores sino que también cerró más de 30 locales y despidió a un centenar de empleados solo durante el último año.

Mientras tanto, desde Ribeiro intentan diferenciarse y en una nota enviada el viernes pasado a la Comisión Nacional de Valores (CNV) informaron que la empresa “se encuentra gestionando satisfactoriamente el pago y/o reemplazo de los cheques rechazados”.

El panorama financiero que presenta la empresa argentina es al menos complejo. Según se desprende de los registros del BCRA, las deudas de Ribeiro, a noviembre de 2019 -última información disponible- ascienden a $945,2 millones, de los cuales el 2% (es decir $19 millones) se encuentra en situación 3 (con problemas/riesgo medio).

Además, los registros de la AFIP dan cuenta de que la firma no está ejecutando los pagos correspondientes a las contribuciones patronales por sus empleados, desde al menos septiembre del año pasado.

En este contexto y tal como señaló este diario en ediciones pasadas, Ribeiro está buscando alcanzar algún tipo de acuerdo de reestructuración con sus acreedores y proveedores. La misma empresa lo anunciaba desde la memoria de su último balance parcial presentado en diciembre pasado. Allí informaba que de julio a septiembre había facturado poco más de $1.133 millones y tuvo que afrontar un resultado negativo de $456 millones. En aquel entonces explicaba que tras las elecciones PASO se había agravado su situación y debió atrasar los pagos a proveedores y salarios.

En este marco los accionistas de la sociedad resolvieron la realización de aportes a través de contribución de sus acreencias por $111,63 millones, pero esto tampoco fue suficiente, según contaba la empresa: “No obstante, la fuerte caída de los niveles de ventas y su sostenimiento en el tiempo por un plazo superior a lo esperado, requieren por parte de la Sociedad la profundización de las medidas adoptadas hasta el momento, que incluyen principalmente la necesidad de renegociación con las entidades financieras para la readecuación de condiciones (plazos/tasas de interés) utilizadas para préstamos ya otorgados, así como con los Proveedores y las Compañías aseguradoras de Crédito, que permitan superar la coyuntura actual”.

Más allá de las medidas que Ribeiro viene aplicando para salir de la crisis siguen apareciendo nubarrones para una de las principales cadenas argentinas dedicada a la venta de electrodomésticos y que emplea en forma directa a 1.700 personas.

Para tratar de sanear sus cifras, la empresa viene aplicando un ajuste que ella misma detalló en su último balance: “Cierre de sucursales en localidades donde existía más de un punto de venta; reducción de costos logísticos; optimización del plantel de recursos humanos, y reducción de la dotación en áreas redundantes. Este proceso de reducción de costos implicó la realización de desembolsos por única vez de $13 millones durante el presente trimestre. Además de otras reducciones en las áreas en Logística, Compras, Sistemas y Mantenimiento”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario