EEUU cerca del default: los republicanos bloquearán otra votación

Economía

La oposición en el Senado prepara otro bloqueo del aumento del techo de deuda, mientras siguen las complicaciones de los demócratas para avanzar en solitario. Biden se reúne con empresarios ante el temor de los mercados.

La presión aumentaba el miércoles en el Congreso de Estados Unidos, donde se prevé que los republicanos bloqueen una nueva votación para aumentar el techo de la deuda estadounidense, pese a la amenaza de un impago sin precedentes que generaría un escenario catastrófico si no se resuelve antes del 18 de octubre.

Ante el bloqueo parlamentario, el presidente Joe Biden entró finalmente en escena esta semana.

El mandatario se reunirá con los principales líderes bancarios y empresariales esta tarde para discutir "la urgente necesidad de que el Congreso actúe inmediatamente con apoyo bipartidista" para evitar "la catástrofe económica que resultaría" un default de la primera potencia mundial, según la Casa Blanca.

Entre los invitados figuran los directores generales de los bancos JPMorgan Chase, Citi y Bank of America, así como los responsables del Nasdaq y las grandes empresas Intel y Raytheon.

"No puedo creer que vayan a ser tan irresponsables", dijo el presidente demócrata sobre los republicanos el martes por la noche, prometiendo hablar con su líder en el Senado, Mitch McConnell.

McConnell lleva meses insistiendo en que su partido no votará de ninguna manera con los demócratas para suspender o elevar el límite de endeudamiento de Estados Unidos, porque equivaldría a dar luz verde a los enormes planes de gastos de Biden.

Los republicanos buscan forzar a los demócratas a aumentar el límite de la deuda a través de la "reconciliación", un proceso legislativo que permite al partido mayoritario -en este caso los demócratas- actuar por su cuenta y aprobar leyes con sus propios votos.

Los demócratas lo han descartado públicamente, alegando que no hay tiempo suficiente para ese proceso antes del 18 de octubre, fecha en la que se espera que Estados Unidos se quede sin fondos para cumplir con sus obligaciones con los acreedores, incumpliendo pagos de su deuda por más de 28 billones de dólares.

La "reconciliación" permitiría a los republicanos utilizar el endeudamiento como garrote político en las elecciones intermedias del próximo año.

Estados Unidos nunca entró en default y los analistas del mercado mundial aún esperan que su capacidad de endeudamiento aumente antes de que se produzca el desastre. Pero con el receso del Senado programado para la próxima semana, eso podría no ocurrir.

El límite de endeudamiento será alcanzado el 18 de octubre, según la secretaria del Tesoro, Janet Yellen. Sin embargo, el Bipartisan Policy Center, un centro de estudios independiente, estimó este miércoles que Estados Unidos tendrá problemas de liquidez entre el 19 de octubre y el 2 de noviembre.

"Incluso antes del 19 de octubre, el Tesoro tendrá niveles de liquidez peligrosamente bajos. Un evento inesperado podría degenerar en una crisis financiera", remarcó.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, alzó la voz este miércoles, al alertar que un default afectaría "la seguridad" del país y "golpearía gravemente" a los militares y sus familias pues no podrían recibir sus haberes a tiempo, o en su totalidad.

El miércoles, el jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, propuso una votación sobre un texto que suspende el límite de la deuda hasta diciembre de 2022.

Se trata únicamente de una votación de procedimiento para pasar luego a la votación definitiva, de mayoría simple, que los demócratas ostentan.

Pero para superar este trámite de procedimiento necesitan que al menos diez republicanos se unan a los 50 demócratas. Una perspectiva que por ahora luce imposible.

Así, esta votación está condenada al fracaso y una gran incertidumbre se cierne sobre la etapa siguiente.

Ante el diálogo de sordos entre republicanos y demócratas, Biden habló de "la posibilidad real" de cambiar las reglas en el Congreso para sortear el bloqueo de la minoría republicana.

Pero esta "opción nuclear" parece poco probable dada la oposición de algunos demócratas.

Por el momento, las posibilidades son que el líder republicano ceda -algo que no acostumbra- y permita a los demócratas votar con mayoría simple, o que cedan los demócratas y opten por la complicada maniobra de la "reconciliación".

Entonces tendrían que obtener la promesa de los republicanos de que no prolongarían más de lo necesario este procedimiento, que suele implicar dos noches completas de votaciones ralentizadas por una avalancha de enmiendas propuestas por la oposición.

Como alternativa, ambas partes podrían acordar una suspensión temporal del techo de la deuda, mientras se resuelve la cuestión mediante esa larga maniobra parlamentaria.

Dejá tu comentario