El sector agroindustrial generó 7 de cada 10 dólares que ingresaron al país

Economía

Según un reciente informe, la agroindustria exportó el 72% del total que despachó en valor el país generando en el primer semestre del año u$s25.600 millones de dólares por exportaciones.

Un informe de Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) reveló que en el primer semestre del año, el sector agroindustrial en su conjunto fue el responsable del ingreso de u$s25.650 millones en concepto de exportaciones de un total a nivel nacional de u$s35.338 millones. Esto quiere decir, que la agroindustria exportó el 72% del total que despachó en valor el país, o, dicho de otra manera, generó 7 de cada 10 dólares que ingresaron a nuestra economía.

En cuanto al empleo agro informó que la producción de carne vacuna genera más de 400 mil empleos, de los cuales 100 mil se vinculan con el circuito de exportación. La cadena de trigo, por su parte, moviliza 385 mil empleos de los cuales 158 mil se relacionan con la exportación. La cadena vitivinícola produce 152 mil empleos y 53 mil familias dependen de la exportación de vinos y mostos. Estos datos se despegan del último "Monitor de Exportaciones" de FADA.

"En el primer semestre del año, las cadenas agroindustriales generaron u$s25.600 por exportaciones, el 72% de todas las exportaciones del país" describe Nicolle Pisani Claro, economista de FADA.

"Estos datos y análisis valen para todas las actividades del país, incluso para la carne de vaca, más exportación significa más producción, inversiones en el campo y en los frigoríficos, puestos de trabajo, dólares, impuestos, fletes y muchos otros beneficios indirectos. Por lo que, con la continuidad de las restricciones para la exportación perdemos todos, miles de familia pierden su forma de sustentarse, el país pierde 100 millones de dólares por mes, los trabajadores de la cadena pierden empleos e ingresos, pierden los productores, los frigoríficos, los consignatarios, los transportistas, pero por sobre todo, perdemos los argentinos que no veremos un impacto duradero en los precios de la carne y sólo tendremos menos producción y otro sector económico más en crisis". "Es como que Argentina despluma a su propia gallina de los huevos de oro", advierte David Miazzo, economista jefe de FADA.

En otra parte del informe destacan qué es lo que se necesita para incentivar la exportación: "Una forma de desincentivar las exportaciones son los Derechos de Exportación, un impuesto que no se coparticipa con las regiones que produjeron esa riqueza y hacen que el productor perciba un ingreso menor, por lo que las regiones se pierden todo lo que se podría reinvertir en sus zonas, con pérdidas millonarias para las ciudades y pueblos que generan la producción", agrega Pisani Claro.

"El primer paso es tener una economía ordenada con reglas de juego claras. El segundo paso es abrir mercados y que las empresas puedan acceder a créditos para invertir. El tercero es mejorar la competitividad con infraestructura, cambios en leyes laborales y reducción de la carga impositiva. Este paso, en el agro, se traduce en bajar derechos de exportación, promover el uso de fertilizantes, incrementar inversiones en riego, mejorar caminos rurales y conectividad digital, reducir costos de fletes, entre otros", concluye Miazzo.

Argentina es el único que tiene un perfil agroexportador. Sólo en el primer semestre del año, las cadenas agroindustriales aportaron USD 4.808 millones de Derechos de Exportación, el 92,2% del total recaudado por AFIP por este concepto, revelan desde FADA.

El Monitor de Exportaciones muestra que el 50% de lo que produce el campo argentino se vende al mundo, luego de abastecer al mercado interno con la otra mitad. Este dato es el promedio de la relación exportación/producción de las 20 cadenas analizadas.

De los más de 25.600 millones de dólares exportados por el campo y la agroindustria, el 74,8% proviene de las cadenas granarias, 11,6% de economías regionales, 7,4% carnes, 1,9% lácteos y 4,3% otros productos. En este trabajo también se estudia la concentración de origen y de destino, con la intención de incluir cadenas que sean importantes y significativas a nivel nacional pero también en cada región del país. "Por poner un ejemplo, la yerba representa el 0,1% de las exportaciones del país, pero cuando uno ve lo que representa esta producción para el NEA, es indudable que hay que estudiarlo. De esto se trata la visión federal que mantiene este trabajo", afirma Pisani Claro.

Dejá tu comentario