Fiel a su estilo, el tuitero Lach se despidió del Central por las redes

Economía

Tras la salida de Federico Sturzenegger, el tuitero Lucas Lach dejó la vicepresidencia del Banco Central. Y como no podía ser de otra manera, lo anunció por Twitter.

Fiel al estilo que lo caracterizó antes y después de efímera incursión en la función pública, Lach comunicó por las redes que también fue despedido de la entidad monetaria. Antes de decir adiós, aprovechó y envió un mensaje a los que "trabajan" en el banco. "Rescato la profesionalidad y la calidad humana de quienes trabajan allí. Preservemos eso", pidió el verborrágico del pajarito azul.




Lach estuvo 915 días en el cargo. Llegó ahí por recomendación del radical Ernesto Sanz, quien lo postuló como su fallido candidato a vicepresidente de la Nación, y por haber transitado los mismos pasillos que Sturzenegger en la Escuela de Negocios de la Di Tella.

Llach es economista de la Universidad Torcuato Di Tella y tiene un doctorado en Historia de Harvard. Pero su principal característica es el manejo de Twitter, la ironía fácil en los mensajes cortos, el comentario sobre las noticias que duelen y el "quiero retruco" a los usuarios que lo inundaban de advertencias, quejas y pases de factura.



No se va solo. También dejan el directorio de la entidad Demian Reidel y Francisco Gismondi. El mismo camino derrotero seguirían los gerentes Mariano Flores Vidal y Andrés Neumeyer. Durante sus 915 días, el "canalla" Lach se ocupó de comunicar la política monetaria oficial por Twitter. Era lo que muchos en la City le reprochaban.

A horas de asumir, ya había publicado su primer mensaje como vice. Era un breve decálogo de los objetivos clave que debía seguir el organismo durante su mandato: 1) Que (el BCRA) no sea una caja del Gobierno. 2) Que incluya metas de inflación. 3) Que mantenga un tipo de cambio flotante y 4) Que asegure el ahorro a salvo de inflación.

Su perfil en Twitter todavía no fue actualizado.

Dejá tu comentario