FMI, en secreto, con economistas

Economía

En secreto, Anoop Singh pasó por Buenos Aires. Pero igual el director del Departamentodel Hemisferio Occidental del FMI no hubiera despertado cortes y piquetes de manifestantes de Quebracho como en 2002 o 2003, cuando lo aguardaban en el aeropuerto de Ezeiza o frente al Sheraton Park Tower. Sin programa de asistencia que negociar, la situación hoy es bien diferente. Pidió al Banco Central la utilización del Salón Bosch para una reunión con 20 economistas, entre los cuales se encontraban Fernando Navajas, Nicolás Dujovne, Luis Secco, Hernán del Villar, Ricardo Delgado, Daniel Heymann, Javier Finkman, Juan Arranz, Guillermo Rozenwurcel, Miguel Braun, entre otros. Martín Redrado controlaba el encuentro, al que concurrieron, además, el economista jefe de la entidad, Claudio Irigoyen, y los directores Jorge Levy, Luis Corsiglia y Arnaldo Bocco. Del Ministerio de Economía asistieron Martín Abeles (Política Económica), Sergio Chodos y Alejandra Sharf (Finanzas).

Casi como si fuera un consultor ante clientes, Singh habló de las «Perspectivas Económicas para el Hemisferio Occidental». En Santiago de Chile efectuó la misma exposición. Comenzó puntual a las 10.45 para cerrar a las 13. Prudentemente, evitó hacer referencias específicas sobre la Argentina. No hubo ni un comentario ni advertencia pese a que motivos no escasean. A diferencia del Banco Mundial que ayer emitió en Washington un crítico informe (ver página 6), esbozó el funcionario del FMI un positivo panorama regional. «Las cuentas corrientes y fiscales están en superávit, los tipos de cambio son más flexibles, la inflación es mucho menor y la estructura de la deuda pública es más sólida ya que las proporciones de la deuda a corto plazo y en moneda extranjera son reducidas en la mayoría de los países grandes», explicó a los presentes. Pronosticó que América latina crecerá casi 5% este año y más de 4% en 2007.

Sus 45 minutos de exposición en inglés (hubo traducción simultánea) no incluyeron advertencias ni reclamos de ajuste. Sólo hubo tres minutos en los que señaló: « Deberán hacerles frente a las vulnerabilidades y a las causas históricas de crisis en la región, incluida la marcada desigualdad». Y a acontinuación mostró su preocupación clásica por el incremento del gasto público.

Recién cuando abrió el juego de preguntas y respuestas despertaron los asistentes. Martín Redrado aportó datos ante una pregunta sobre la puesta en marcha de metas de inflación. «Recién se podrían aplicar cuando el crédito sea de 22%-23% del PBI», respondió. Hoy, en torno a 10%, dejó entrever así que tiene poca utilidad su puesta en marcha.

Singh también en sus encuentros posteriores con funcionarios analizó la creación de un nuevo instrumento para utilizar en las crisis financieras: la «Línea para Aumento de Reservas». La Argentina solicitó ya en Santiago que el nuevo instrumento no sea oneroso y que opere con plazos extendidos. En abril de 2007, la nueva línea de crédito contingente será presentada por el staff del FMI al directorio. Felisa Miceli y Martín Redrado hoy viajarán a Brasilia y en la agenda por discutir con sus pares de la región estará la reforma del FMI en proceso (junto al reemplazo del dólar en el comercio con Brasil). Más allá del fugaz encuentro ayer en el Central, no hubo ninguna intención de recibir a Singh en el Ministerio de Economía. Todo lo contrario. Tanto Abeles, como Chodos y Sharf, los representantes de Miceli ayer en el encuentro -como si temieran contagio- sólo se limitaron a escuchar y auditar cuanto decía el alto funcionario del FMI.

Dejá tu comentario