Francia y Alemania coinciden en que deben estabilizar la zona euro

Economía

El presidente francés, Francois Hollande, sinceró que "hay que introducir la supervisión bancaria y hay que crear una nueva gobernabilidad para Europa". A ello se refirió cuando indicó que el Viejo Continente debe tener instituciones que respondan a los retos actuales". Su par alemana, Angela Merkel, congratuló los avances en las relaciones bilaterales y de integración.

Ambos mandatario evocaron con sus discursos el legado de Charles De Gaulle ante los retos que tiene Europa y recordaron los progresos que se han logrado en la integración desde el fin de la guerra.

"Ahora Europa no tiene guerras, eso lo hemos dejado atrás, pero tenemos otros retos. La respuesta a esos retos es más Europa. Europa derrotará a la crisis", aseveró Hollande. Luego, agregó que "hay que introducir la supervisión bancaria, hay que estabilizar la eurozona y hay que crear una nueva gobernabilidad para Europa. Es el momento de profundizar nuestras relaciones para que Europa tenga instituciones que respondan a los retos actuales".

Hollande recordó el discurso de De Gaulle y también el papel del primer canciller de la posguerra, Konrad Adenauer, en el proceso de reconciliación franco-alemana tras dos guerras mundiales. "Ambos querían la paz entre nuestras naciones, no para su generación sino para siempre. Se llamaban Charles De Gaulle y Konrad Adenauer", dijo Hollande.

En su discurso de hace cincuenta años, De Gaulle, según recordó Hollande, dijo que "la amistad franco-alemana debía ser la piedra angular sobre la que se debía construir no sólo la unidad de Europa sino también la libertad del mundo".

Por su parte, la canciller alemana recordó los progresos que se han logrado en la integración desde el fin de la guerra. Mencionó que "cuando De Gaulle pronunció su discurso yo tenía 8 años, vivía en Brandeburgo, en la antigua RDA, el muro de Berlín tenía un año y la división de Alemania parecía cimentada". Por lo que agregó que "en ese entonces, la idea de que algún día yo hablara ante ustedes como canciller de una Alemania unida era una utopía irrealizable".

"El que ello haya sido posible, tiene que ver con el proceso de integración que empezó con los tratados de Roma", dijo Merkel, quien advirtió que "por grandes que sean los retos actuales, los europeos estamos unidos para nuestra felicidad".

Los dos representantes hablaron en un acto para conmemorar el cincuentenario de la amistad germano-francesa en Ludwigsburg (suroeste de Alemania), el mismo lugar donde De Gaulle pronunció en septiembre de 1962 un discurso en el que aseguró que el futuro de Europa estaba en las manos de la juventud francesa y alemana. Hollande terminó su discurso en alemán y Merkel el suyo en francés, como una muestra de la amistad entre los dos países que el presidente de Francia comparó con "un viejo matrimonio".

Dejá tu comentario