Freddo cierra cinco locales, pero abre otros cinco, cerca

Economía

Freddo se va de cinco locales y abre cinco. La cadena de heladerías «premium», propiedad del fondo Pegasus, abrió esta semana un «delivery» en el edificio Office Park -del grupo Etchebarne- en el kilómetro 45 del Acceso Norte, otro en el shopping Solar de la Abadía -de la familia Villa Laroudet, dueños también de Omint-, otro en Galerías Pacífico y un cuarto en Guido y Junín, donde antes estaba otra cadena.

Este último reemplazará al «histórico» local de Quintana y Ayacucho, cuyo contrato de alquiler vence a fin de setiembre y no será renovado por su dueño Luis Aversa, fundador de la cadena y actual propietario de Volta. Para las próximas semanas se anuncia la apertura de un «mostrador con delivery» (no tiene mesas) en Marcelo T. de Alvear y Coronel Díaz, que de algún modo intentará suplir el futuro cierre de su sucursal de Cnel. Díaz y Cerviño; ese predio, también de Aversa, ya estaría vendido a un desarrollador inmobiliario que levantará una torre de departamentos en el terreno.

Otro local que cerrará sus puertas el 30 de setiembre es el de Melo y Callao, donde nació Freddo, y que será tomado por Volta. «Todavía no sabemos qué sucederá con nuestro local de Juramento, cuyo contrato también finaliza en setiembre. Estamos negociando para renovarlo», dijo a este diario Sergio Gratton, CEO de las heladerías. «Hasta ahora, entre las aperturas y las refacciones llevamos invertidos unos seis millones de pesos.»

Tiene con qué gastar: en el primer semestre, y a superficie comparable, su facturación creció 30% ($ 17 millones) en relación con igual período del año pasado.

«A mediados de julio tendremos todos los locales renovados, y las nuevas aperturas completas»,
adelanta el ejecutivo, quien admite que siguen mirando locales en las áreas que pueden albergar a un Freddo. «Pero nos piden valores increíblemente altos, que no estamos dispuestos a pagar», agrega. En la actualidad, Freddo tiene 29 locales en la Argentina más otros seis en Paraguay y Uruguay.

Dejá tu comentario