Ganancias: cambios mejorarían hasta un 7,7% los salarios

Economía

Desde que comenzó la crisis desatada por la pandemia el Gobierno puso en marcha una serie de medidas para sostener al aparato productivo. La mayor parte del paquete estuvo enfocado en los sectores más vulnerables y las empresas. En 2021, con una recuperación heterogénea en marcha, aparece como objetivo del Ejecutivo brindar un alivio a los asalariados de clase media. En ese marco el Congreso debate un proyecto de ley para achicar la base de contribuyentes que pagan el impuesto a las ganancias. De acuerdo a un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), las mejoras podrían tener un impacto de hasta el 7,7% en los beneficiados.

El impacto será diverso ya que dependerá del sueldo, la composición familiar del contribuyente y la posibilidad de hacer deducciones en general. El informe del IARAF cita algunos casos concretos. Un trabajador sin cargas con un ingreso mensual bruto de $125.000, que dejará de pagar Ganancias con el nuevo proyecto verá su ingreso neto anual incrementado en un 3,8%.

Los mayores beneficiados serán aquellos trabajadores que tengan sueldos de hasta $150.000 sin ninguna deducción para realizar en el gravamen. Según el cálculo de la asociación civil quienes estén comprendidos dentro de ese universo percibirán un incremento del 7,7% en términos anuales.

En el caso de un trabajador con cargas de familia el impacto será menor. Los incrementos de su ingreso neto serán del 0,2% para el que tiene un ingreso de $125.000 mensuales y de hasta un 2,6% para aquellos que tengan ingresos brutos por $150.000 cada mes.

El proyecto que se debate en el Congreso busca excluir del ámbito efectivo de aplicación del tributo aproximadamente a la mitad de los contribuyentes. Sobre la base actual, se estima que el beneficio alcanzaría a 1,2 millones de personas aproximadamente entre empleados en relación de dependencia y jubilados.

En las últimas horas se conocieron modificaciones sobre el borrador de la normativa que había circulado semanas atrás. Algunos de los cambios que fueron consensuados con los dirigentes la Confederación General de los Trabajados son la inclusión de los concubinos dentro de las deducciones, la incorporación al proyecto de un artículo que mantiene vigente el beneficio del 22% adicional en deducciones para zonas patagónicas y la flexibilización de requisitos para que los jubilados puedan descontar distintos ítems.

Además, se determinó que el beneficio será retroactivo. De esta manera, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda en Diputados Ariel Rauschenberger adelantó que “a las personas se les va a acreditar en el sueldo lo que se les descontó de enero a marzo y se van a reintegrar en promedio de $10.000 a cada contribuyente”.

El costo fiscal estimado en un principio era de $40.000 millones pero con las modificaciones podría ascender a $60.000 millones. No obstante, el informe de IARAF señala que “el efecto recaudatorio negativo de Ganancias será parcialmente compensado por un efecto indirecto de dirección contraria, que surge en la medida en que el mayor ingreso disponible para los contribuyentes se vuelque al consumo en la economía doméstica, lo que generará a su vez un efecto positivo en los ingresos de los tributos indirectos como IVA e impuestos internos a nivel nacional, Ingresos Brutos a nivel provincial y las Tasas en el nivel municipal de Gobierno”.

Fuentes del Ejecutivo explicaron a este medio que el objetivo será que solo sean alcanzados un 10% de los trabajadores en lugar del 22% que paga el tributo actualmente. Confiaron además que gracias a la retroactividad en abril se volcarán al consumo unos $15.000 millones.

Dejá tu comentario