Garbarino: se acelera la venta con el guiño del gremio

Economía

El CEO, Carlos García, cerró un preacuerdo con el comprador Carlos Rosales. Asumiría el control el 8 de junio. Ya se reunieron con Armando Cavalieri para garantizar los sueldos y puestos de trabajo.

El empresario Carlos Rosales, dueño de la aseguradora Prof, está a pocos días de ser el nuevo propietario de la cadena electrodomésticos Garbarino. Logró cerrar un preacuerdo de venta que ayer logró un aval explícito del Sindicato de Comercio. El acuerdo prevé la apertura de un proceso de revisión de las cuentas de la firma que atraviesa una complicada situación económica desde hace varios meses con deudas superiores a los $7.000 millones. Si no hay sorpresas, en 20 días se concretaría la venta definitiva y la empresa fundada por la familia Garbarino en la década del 50 cambiaría de manos.

Según detallaron a Ambito Financiero fuentes consultadas por este diario en el entorno de Rosales, el empresario hoy hará uso de la opción de compra y a partir de ese momento tiene exclusividad. La idea es que asuma el control de la empresa el 8 de junio próximo.

El empresario tiene el visto bueno sindical entre sus cartas ganadoras para quedarse con la cadena de ventas de electrodomésticos: ratificó su intención de mantener abiertos los más de 200 locales de la empresa y conservar a sus 4.000 empleados. En este marco, el titular de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), Armando Cavalieri, gremio que nuclea a gran parte de la plantilla laboral de Garbarino, apoyó el acuerdo: “Permite salvar a la empresa de una situación verdaderamente apremiante”, dijo. Y destacó que la propuesta “se compromete al pago de los salarios y a garantizar sus puestos de trabajo”.

Tras reunirse ayer con Rosales y Carlos García, CEO de Garbarino, Cavalieri expresó su “satisfacción por haberse arribado a un acuerdo”, y recordó “el acompañamiento y respaldo del gremio al Proceso Preventivo de Crisis que, entre otras medidas, permitió sostener en pie a la empresa y defender los puestos de trabajo, nuestro principal objetivo”.

Rosales, quien también es pro tesorero de San Lorenzo, tiene en carpeta un fuerte proyecto de inversión con el que pretende expandir a Garbarino regionalmente. En una primera instancia hacia Uruguay, Paraguay y Bolivia, donde las cadenas de retail no tienen tanta capilaridad como en la Argentina. Además, el empresario se comprometió a completar el sueldo de los empleados de la firma que durante el último mes solo percibieron el 30% de sus haberes. En tanto, para los próximos meses se espera que la empresa reciba un ATP que ya fue solicitado y aprobado por el Gobierno nacional.

En este marco, fuentes del sector remarcan que si bien Rosales fue el último en presentar su oferta para quedarse con Garbarino, con este preacuerdo avanzó mucho más que cualquiera de sus competidores y que durante las próximas dos semanas se pulirá internamente el contrato de compra-venta entre las partes, pero que hasta el momento todo está encaminado para que la cadena de retail quede en manos del dueño de Prof.

El empresario también quiere hacer crecer a Garbarino en el comercio electrónico y justamente su plataforma de e-commerce que en los últimos meses sumó productos más allá de los electrodomésticos, es otro proyecto que tiene en carpeta para seguir desarrollando.

El también protesorero de San Lorenzo es reconocido en el mundo empresarial por haber levantado las finanzas de la aseguradora Prof, a la que ingresó como accionista en 2017 y como un hombre de negocios “multipropósito”, “ahí donde ve una oportunidad se manda, no importa el rubro”, dicen. Tiene además inversiones en el rubro gastronómico y en hotelería.

La intención de Rosales es, aseguran en su entorno, “respetar y cuidar al personal, transmitir tranquilidad y comenzar un nuevo plan de negocios, sumando nuevos canales de ventas.

Hace meses, los dueños de la cadena de electrodomésticos comenzaron a negociar un quite de deuda con sus proveedores que hasta ahora no se transparentó. Fuentes del sector indican que las fábricas estarían dispuestas a recortar, en promedio, alrededor del 35% de sus acreencias.

Meses antes Garbarino había conseguido otro quite de deuda pero en este caso con los bancos, principalmente con Galicia y Santander, quienes hoy tienen un mandato de venta y están expectantes de la rubricación de este acuerdo para cobrar sus deudas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario