Precios de alimentos: Gobierno cerró exportaciones de maíz para priorizar el mercado interno

Economía

Busca que no falte grano para la alimentación animal y que eso produzca suba en las góndolas.

El Gobierno anunció ayer el cierre temporalmente del registro de exportaciones de maíz con el objetivo de abastecer primordialmente al mercado interno y contener los precios de los alimentos, teniendo en cuenta que el grano es uno de los principales insumos en la alimentación animal.

“Esta decisión se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción”, detalló el ministerio de Agricultura de la Nación en un comunicado.

La resolución que lleva la firma del subsecretario de Mercados Agroalimentarios, Javier Preciado Patiño, explica además que: “hasta el presente, se lleva autorizada la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20, sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas, es decir que se ha cumplido con el 89% del mismo. El objetivo de la medida es que las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano cuando la oferta de cereal tiende a escasear”.

Un punto clave, es que los negocios declarados con anterioridad a esta resolución continuarán en vigencia, es decir las exportaciones de maíz autorizadas hasta el momento se concretarán sin inconvenientes. El foco está puesto en el remanente de la campaña anterior.

En tanto, desde la cartera agropecuaria adelantaron que “eventualmente y en función de cómo evolucione la oferta y la demanda, así como de las perspectivas de la cosecha de maíz 2020/21, esta cartera evaluará la reapertura del registro”.

Según pudo averiguar Ámbito, el Gobierno avanzaría también en las próximas semanas con más medidas y/o acuerdos con el sector agroindustrial con el claro objetivo de priorizar el mercado interno y contener los precios de los alimentos.

En la mira también estaría la reimplementación del denominado “fideicomiso aceitero” creado en 2008 y que el Gobierno de Mauricio Macri dejó sin efecto apenas asumió lo que generó un incremento del aceite en las góndolas de entre el 30% y el 36% en pocas semanas.

Mediante este instrumento financiero se había establecido que el 1,2% de todas las ventas al exterior de poroto de soja, subproductos y girasol sean destinadas a este fondo que tenía como objetivo destinar el dinero recaudado a subsidiar el precio del aceite en el mercado interno.

En este marco el Gobierno prefiere no hablar de la instauración de cupos de exportación sino más bien de un mayor control del sector agroexportador y acuerdos vinculantes con la agroindustria.

Parte de ese mayor control también se vio reflejado semanas atrás cuando, en una resolución publicada en el Boletín Oficial dispuso que tanto empresas cerealeras como frigoríficos deben cumplir con los plazos establecidos para la liquidación de divisas, caso contrario serán dados de baja del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA).

Dejá tu comentario