Graves incidentes en Grecia durante masiva manifestación por plan de ajuste

Economía

La capital griega fue nuevamente escenario de manifestaciones de protesta en contra del severo plan de ajuste que el gobierno pactó con la "troika" y que este domingo votará el Parlamento, al cumplirse la segunda jornada de la huelga general, enmarcada por choques entre manifestantes y policías.

"Abajo la dictadura de los monopolios de la Unión Europea", en griego y en inglés, el eslógan que mostraron este sábado dos enorme pancartas colgadas por militantes comunistas sobre el Acrópolis.

Uno de los puntos de concentración de la protesta fue nuevamente la tradicional plaza Syntagma, frente a la sede del Parlamento, donde nuevamente se lanzaron piedras y bombas incendiarias contra los policías.

Las protestas sirvieron de preparación para la manifestación nacional, que se anuncia particularmente masiva, convocada para la tarde de este domingo en la plaza Syntagma, en coincidencia con el voto del paquete de medidas de austeridad en el Parlamento griego.

Se presume que los legisladores, con mayorías del socialista Pasok y de la Nueva Democracia de centro aprobarán lo que el gobierno de Lucas Papademos pactó con la "troika", como llaman a los enviados del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europeo, aunque se presume que habrá varios disidentes además de los representantes de LAOS, el partido de ultra derecha, que votará en contra.

Unos 7.000 manifestantes se concentraron al mediodía este sábado, frente al Parlamento, mientras que en Tesalónica, la gran ciudad del norte, se reunieron unas 5.000 personas, según datos de la policías.

Para los sindicatos mayoritarios (GSEE y ADEDY), la verdadera prueba a nivel social se llevará a cabo el domingo por la noche, cuando esperan que miles de manifestantes rechacen el plan de ajuste, pactado para lograr asistencia económica de 130 mil millones de euros, que evite el default.

Atenas luce como una ciudad militarizada, con unos cinco mil policías antimotines, con sus escudos y bastones, desplegados en lugares estratégicos de la ciudad.

A cambio de ese dinero, 15 mil empleados públicos serán despedidos, se recortará 20% el salario mínimo, habrá ajustes en las pensiones, se reducirá la inversión estatal en salud y educación, además de abrirse un proceso de privatizaciones y flexibiliazación laboral, entre otras medidas.

Papademos tuvo que enfrentarse el viernes a una crisis política, con varias renuncias de funcionarios, que desataron especulaciones sobre su propia dimisión.

Este sábado detalles del plan de ajuste más profundo, publicados por The Wall Streer Journal en Nueva York y ampliamente difundidos por la prensa griega, causaron más malestar en los sindicalistas.

El plan prevé recortes de 1,1 mil millones de euros en gastos en medicinas por parte del estado, además de un fuerte proceso de privatizaciones en el área energética.

También contempla la abolición de reglas restrictivas sobre los guías de turismo, con lo que se abrirá puertas al trabajo de foráneos en ese terreno.

La apertura del mercado energético para que pueda ser explotado por inversionistas extranjeros es otro de los puntos acordados por el gobierno de Papademos con la "troika", así como la privatización de al menos seis empresas hoy en manos del estado griego, dijo el rotativo.

Dejá tu comentario