El pedido de los empresarios a Martín Guzmán: "Cuídennos" 

Economía

El ministro de Economía disertó en un encuentro organizado por  Consejo Interamericano de Comercio y Producción. Aseguró que están dadas las condiciones para bajar la inflación. La respuesta de los empresarios.

“Tranquilizar la economía es una tarea que debemos hacer entre todos”. “Están dadas las condiciones para que (salvo algún episodio estacional) la inflación vaya reduciéndose mes a mes”. “Sin industria no hay futuro”. ”Una condición necesaria para que el crecimiento sea sostenido es que el salario real tiene que crecer”. Estas fueron algunas de las definiciones que formuló el ministro de Economía, Martín Guzmán, al disertar en un encuentro organizado por Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) frente a empresarios y representantes de las principales cámaras que los agrupan.

También fue muy claro es advertirles a los empresarios que es imposible bajar la presión impositiva. Dejó un mensaje positivo en el sentido de que el crecimiento vendrá de la mano de las exportaciones y en materia de cooperación destacó nuevamente el rol de los sindicalistas.

Cabe señalar que la reunión contó con la presencia de unos 40 empresarios y unos 160 de manera virtual. Daniel Funes de Rioja titular del UIA y del CICyP dijo que el ministro pidió “ver algo de gente para poder dialogar”.

Al aire libre y con mucho abrigo se encontraron Javier Bolzico de Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), Adelmo Gabbi de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), Nicolás Pino de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Mario Grinman de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Luis Betnaza y Miguel Angel Rodríguez por la Unión Industrial Argentina (UIA) y Maria Luisa Machiavello de Drogeria del Sud, entre otros.

En la reunión previa con el ministro los empresarios le hicieron un pedido concreto. Pidieron que el Gobierno “nos cuide, que no nos dejen desprotegidos, que no nos sigan estigmatizando”.

Le aclararon a Guzmán que son conscientes de que salir de la crisis es un trabajo de todos, pero insistieron en que tanto desde el sector político como desde la Justicia, traten de “cuidar al sector privado que es el único capaz de generar la riqueza que se necesita para salir de la pobreza”.

Los asistentes evitaron plantear cuestiones puntuales y/o sectoriales como, por ejemplo, el tema del cepo a las exportaciones de carnes, el acceso a las divisas, los controles de precios para concentrar sus inquietudes respecto al mensaje negativo que recibe la dirigencia empresaria de parte de miembros del poder político. Parece que para muchos somos “los malos de la película” se quejaron.

El pedido concreto fue que “los cuiden, que los protejan, que no los abandonen, que envíen mensajes de algún reconocimiento al sector empresario”.

El ministro ante este pedido les confesó que “compartía su preocupación” y que él estaba convencido de que “se necesita un empresariado pujante”. Es más, les aseguró que este pensamiento era compartido por todo los miembros del Gobierno.

“Queremos que los empresarios inviertan pero estas cosas (la situación macroeconómica) no se resuelve en un año y medio” afirmó y rescató que “el proceso de diálogo y la articulación con cada representante del sector privado importa”.

Inflación

guzman cicyp.jpeg

En su discurso el ministro anticipó que la inflación está descendiendo. Una hora después el INDEC confirmaba que en mayo el aumento de precios fue de 3,3%, una baja respecto al 4,1% de abril aunque anualizada ya llega al 48,8 % superando lo estimado por el presupuesto nacional 2021 del 29%.

Para el titular del Palacio de Hacienda el problema de la inflación obedece:

  • “La inflación es un fenómeno multicausal decimos que no va a ningún lado atacarla solo con política monetaria. Hay que tener un enfoque integral que ataque la situación cambiaria, fiscal y monetaria. Hay un trabajo colectivo de coordinación en una economía que transitó una economía inflacionaria y tiene problemas de anclas en las expectativas y la formación de precios asociados a esas expectativas”.
  • Para resolver este problema es necesaria “la cooperación de todos los agentes de la economía, incluyéndolos a ustedes (refiriéndose a los empresarios) es fundamental. Es una tarea colectiva, porque si remarcamos precios en base a esa expectativa, vamos a tener un equilibrio alto”.
  • “Encontramos una conducción responsable por parte de los sindicatos. Este proceso de coordinación hay que profundizarlo”.
  • “Hay una tarea colectiva de afianzarnos en un rumbo concreto. Tenemos claro cuál es el rumbo para tranquilizar la economía. Va más allá de construir condiciones de estabilidad macro. Tiene que ver con tener una estructura macroeconómica capaz de generar trabajo, agregar valor en la economía y poder generar divisas parar sostener el crecimiento del mercado interno y transitar el sendero de crecimiento sostenible, sustentable e inclusivo”.

Elogios para el ministro

El titular del Palacio de Hacienda fue presentado por el presidente del CICyP (y de la Unión Industrial Argentina) Daniel Funes de Rioja. Calificó a Guzmán como “un profesional de una trayectoria extraordinaria”, sostuvo que las cámaras que integran el Consejo están convencidas de la “delicada tarea en lo interno y mucho más en lo externo” que le toca al ministro, en referencia la renegociación de la deuda. En tal sentido, dijo que “no cualquiera negocia, se necesita prestigio y capacidad y el ministro lo tiene”. Agregó que “tenemos mucha expectativa no solo por esa capacidad, sino porque estamos confiados en que se pueda lograr un crecimiento sustentable e inclusivo”.

Tantos elogios a la persona de Guzmán por parte de Funes de Rioja quizás busquen demostrarle al Gobierno su ánimo conciliador y, de alguna manera, contrarrestar las críticas que recibió por su designación al frente de la UIA por parte José Ignacio de Mendiguren, a la sazón presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

Exportaciones

Nadie estuvo en desacuerdo con Guzmán cuando afirmó que la principal restricción para el crecimiento económico es el problema de la falta de exportaciones, un clásico de la historia argentina que llevó a los sucesivos procesos de stop and go. Explicó que cuando la economía crece aumentan las importaciones por encima de las ventas externas, aumenta la presión sobre las reservas en divisas, se produce la devaluación de la moneda y, de esta forma, una contracción de la demanda agregada que restablece el equilibrio externo.

Así, concluyó que “las exportaciones deben crecer de manera sostenida”, en lo que constituye una “condición necesaria para el crecimiento sostenido”.

Para apuntalar el crecimiento precisó que se requiere estabilidad macroeconómica, reglas de juego que den previsibilidad y que el Estado tenga un rol activo en aspectos como el desarrollo de la infraestructura, la creación de condiciones para el crecimiento, impulso a la innovación y que juegue un rol contra cíclico empujando a la demanda agregada. Políticas que, por el momento comentaban algunos hombres de negocios, parecen más una expresión de deseo que una realidad.

El titular del Palacio de Hacienda sostuvo que “hoy la economía está siendo impulsada por la inversión pública" pero también rescató el rol del sector privado y afirmó que “sin industria no hay futuro”. Asimismo, destacó a la construcción como motor de la recuperación del mercado interno.

“Matías Kulfas es un absoluto convencido de la importancia del desarrollo de la industria y el secretario de Industria también. Los primeros que están buscando empujar el desarrollo industrial son ellos, que son los que gestionan la política industrial”, remarcó Guzmán en una expresión que difícilmente pueda disociarse de las diferencias que recientemente plantearon directivos de la Unión Industrial Argentina con el equipo económico.

Tres bloques

El ministro definió tres bloques para que la actividad privada pueda ser pionera en la recuperación. “Por un lado, la estabilidad macroeconómica. Por otro lado, reglas de juego que den previsibilidad, y que el Estado tenga un rol en la política productiva sobre la oferta de talento, la ciencia y la tecnología, la educación, la logística, que genere condiciones virtuosas para un crecimiento de la oferta en general”. Y asignó “un rol clave del Estado contra cíclico para que la economía se pueda recuperar”.

Además de destacar el trabajo con el sector privado para desarrollar la economía del conocimiento, Guzmán rescató las políticas que se van llevando adelante para construir un esquema de precios relativos que favorezca la generación de valor y señaló en este sentido que el 93% de los productos tienen hoy derechos de exportación más bajos que los que regían en 2019. Para fortalecer al sector exportador también destacó la existencia de 17 programas de fomento a la competitividad.

Al referirse al contexto de “profunda incertidumbre” derivada de la pandemia de Covid 19, el ministro recordó que el Gobierno liderado por el presidente y la vicepresidente de la Nación fijaron como criterios proteger la salud, atender a la situación de la población más vulnerable y resguardar el “saber hacer” de la economía, es decir preservar el trabajo y la producción. “Esto último importa no sólo desde el punto de vista social – remarcó- sino también porque es necesario preservar el funcionamiento de la economía para que los efectos de la pandemia no duren en el tiempo”.

Sostenibilidad fiscal

Para Guzmán la sostenibilidad fiscal “es una condición necesaria para la estabilidad de la economía”. Desde esta perspectiva sostuvo que la política oficial apunta a sostener el crecimiento del gasto público en términos reales y al mismo tiempo reducir el déficit aprovechando la expansión de la recaudación en un contexto favorable por la mejora de los términos de intercambio.

“Sin hacerlo en manera grandilocuente y desde el convencimiento estamos deshaciendo la reforma tributaria que hizo el anterior Gobierno”, dijo Guzmán. Aunque reconoció que todavía falta por hacer en esta materia, señaló que la política se orienta a un fortalecimiento de las cuentas, progresividad, aliento a la producción y a la inversión, en un esquema más armonioso y simplificado desde el punto de vista federal.

Desde esta perspectiva rescató el diálogo con las autoridades tributarias del todo el país y la AFIP que está dando resultados como ya que ya 18 provincias adhirieron al registro único tributario.

Al ser consultado sobre la presión impositiva y la formalidad, Guzmán consideró que la informalidad no sólo se resuelve con la estructura impositiva. “Si la idea es un país de impuestos bajos y gasto bajo, esa no es nuestra idea”, aseveró. “El Gobierno anterior achicó el tamaño del Estado y bajó impuestos pensando que eso iba a generar un sendero de crecimiento económico y no pasó ni pasa nunca. Podemos mencionar a Ronald Reagan, Bush, Trump, Gran Bretaña o Europa. Eso está hecho y no ha funcionado. La generación de incentivos que expande la oferta resultó en un debilitamiento del Estado, de la macro e incertidumbre que debilitaron al sector privado. Con nosotros la industria está presente, con el gobierno anterior se achicó”.

Evitar el default

Con relación a la negociación externa, reiteró que “queremos tener una relación ordenada con el mundo, queremos evitar un default”. Al respecto, sostuvo que “cada gira con el Presidente tiene que ver con construir un apoyo que fortalezca la posición argentina y que se cree un sentido común con lo que Argentina necesita”

El ministro señaló que lo mismo se quiere hacer puertas adentro: “por eso enviamos un proyecto de ley al Congreso para que los programas con el FMI sean aprobados por el Congreso. Eso significa que la estabilización sea política de Estado.

Este miércoles se conoció desde los Estados Unidos que el martes el subsecretario del Tesoro, Wally Adeyemo, le indicó a Guzmán que si Argentina presenta un plan económico podría contar con el respaldo de los Estados Unidos en el FMI, aunque el titular del Palacio de Hacienda no hizo mención alguna a este dialogo.

Dejá tu comentario