Indumentaria: por primera vez superan los niveles prepandemia

Economía

Por aumento de la demanda y caída de importaciones; pese a la crisis política, esperan que el Gobierno siga siendo "industrialista"; buenas expectativas para ventas y el problema para generar empleo.

La producción nacional de indumentaria superó por primera vez los niveles prepandemia, en parte por el aumento de las ventas y la movilidad, y por la caída en las importaciones. Pese a la incertidumbre política, mantienen buenas expectativas para los próximos meses, dado que aseguran que el Gobierno seguirá siendo “industrialista”. Los empresarios del sector textil salieron en masa a apoyar públicamente al presidente Alberto Fernández y pidieron por la continuidad de las autoridades del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Las cantidades fabricadas crecieron 60,9% interanual en julio, y por primera vez desde marzo 2020 superaron los niveles prepandemia, al aumentar 5,7% con respecto a julio 2019, según el último informe de la Cámara Industrial de la Indumentaria (CIAI).

Los motivos que impulsaron la compra de ropa fueron: el aumento de la movilidad de las personas, producto de la caída de contagios, en conjunto con la reapertura de actividades y la recuperación de la actividad social. Las ventas crecieron 38,5% interanual en agosto, y si bien con respecto a 2019 muestra una caída, por primera vez esa baja es de un dígito (-5,8%).

Si bien desde la cámara empresaria destacan que fue la mayor demanda la que “impulsó la fabricación nacional”, también agregan que se da en un “contexto de caída de las importaciones”. En dólares, la caída fue de 56,3% en julio, comparado con el mismo mes de 2019. También aumentaron las exportaciones, al subir 33,7% en julio, en relación al 2019.

En diálogo con Ámbito, el presidente de la Cámara de la Indumentaria, Claudio Drescher, aseguró que en adelante son buenas las expectativas en cuanto a producción, ventas y empleo. “Marcas y confeccionistas al ver que la importación va a estar complicada pusieron la producción acá, y sumado a una mejora en las ventas, todo el mundo tomó la decisión de invertir en la fase productiva, con equipos automatizados”, afirmó Drescher.

Manifestación

Consultado acerca de cómo influye el contexto de crisis política, afirmó que el empresariado está “impactado”, no tanto por el resultado de las elecciones, sino por una posible ruptura en la coalición. En un comunicado, la cámara publicó: “Frente a la situación institucional, manifestamos el respaldo a la figura presidencial y al equipo de trabajo que lo acompaña”. Entre las autoridades de la cámara se encuentra José Ignacio “Vasco” de Mendiguren, empresario textil, hoy presidente del banco BICE y parte de la mesa chica de Sergio Massa.

Los industriales del sector textil salieron en masa a respaldar al presidente, pero sobre todo hay “preocupación” por la continuidad de Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, y Ariel Schale, secretario de Industria, extitular de la Fundación Protejer. “Queremos manifestar nuestro apoyo por la política industrial que se viene realizando en forma exitosa”, aseguraron en un comunicado desde Protejer. “Están realizando una tarea titánica, y los números lo respaldan”, escribió en twitter Marco Meloni, reconocido en el sector textil.

En la misma línea, Drescher aseguró a Ámbito: “Hace años que la industria no tenía un equipo de producción tan alineado con el desarrollo industrial, también estoy en la Unión Industrial y más allá de los tonos políticos todos saben que el equipo e Kulfas está comprometido, y no desde un sistema de protección, sino una industria con modernización tecnológica, no abrazamos las economías cerradas sino competitivas”. De todos modos, aseguró: “Sea quien sea, dentro del Gobierno van a tener un tono industrialista”.

Expectativas

Tras meses de fuertes inversiones, Ámbito le consultó a Drescher si temen que con el resultado electoral en dos años cambie el Gobierno y por ende un péndulo en cuanto a las políticas. “No creo que los opositores piensen que es repetible la misma fórmula de jugar a la apertura indiscriminada de la economía, Argentina necesita exportar, no endeudarse. Lo que se necesita es una política de largo plazo”, dijo Drescher.

En cuanto a la generación de empleo, las expectativas son positivas. Tras una alianza de 5 marcas, en octubre relanzarán una empresa de confección en Catamarca (cerrada en 2018), que delinearon junto a Kulfas y Schale, y prevé sumar 200 trabajadores en el próximo año. Se trata de Jazmín Chebar, Gepetto, Grisino, Azzaro y Billabong, quienes tienen otros 7 proyectos nuevos de instalación de plantas, debido a la baja de aportes patronales que hay en Catamarca y La Rioja. Sin embargo, desde la cámara empresaria prendieron las alarmas por la dificultad para incorporar “personal capacitado”.

Dejá tu comentario