Inflación de junio fue 3,2%; prevén desaceleración en los próximos meses

Economía

La suba de precios minoristas acumuló un alza del 25,3% en el primer semestre. Por el ancla cambiaria y los regulados, estiman que tenderá a moderar el ritmo en la segunda mitad del año.

La inflación de junio se ubicó en 3,2%, levemente por debajo del 3,3% de mayo, para acumular en los primeros seis meses del año una variación del 25,3%. En términos interanuales, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que releva el INDEC registró un incremento del 50,2%. Analistas proyectan una lenta desaceleración para los próximos meses y estiman una acumulada en torno del 47% para este año.

El IPC núcleo registró una suba del 3,6%, mientras que los precios regulados treparon un 3,2% y los estacionales, un 0,5%. Según informó el organismo oficial, la división de mayor incremento en el mes fue la de “Comunicación” (7%), impulsada principalmente por el aumento en los servicios de telefonía móvil y, en menor medida, el servicio de conexión a internet. “Bebidas alcohólicas y tabaco” (5,5%)fue el segundo rubro de mayor aumento mensual, donde el alza de cigarrillos tuvo la mayor incidencia.

Por su parte, la suba en el rubro “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (3,2%), representó la mayor incidencia en todas las regiones. “El incremento se explicó principalmente por los aumentos en Carnes y derivados; Leche, productos lácteos y huevos; Pan y cereales; Aceites, grasas y manteca; y Café, té, yerba y cacao. Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por bajas en Frutas, y en Verduras, tubérculos y legumbres en la mayoría de las regiones”, explicó el INDEC.

Lo que viene

El dato de junio, si bien elevado, fue el más bajo en lo que va del año. De cara a los próximos meses, se espera que la desaceleración continúe, aunque de manera gradual y, en algunos casos, sin perforar el 3%.

“Prevemos una desaceleración de la inflación en el segundo semestre. Aunque va a seguir alta, va a haber algunos meses por encima del 3% y otros, por debajo. De hecho, vemos que en promedio la inflación mensual se va a ubicar en torno al 2,7%. Básicamente, porque el ancla cambiaria y los precios regulados van a estar funcionando a pleno: por ejemplo, el impacto que tuvo el cierre de las exportaciones, en junio bajó el precio en Liniers de la carne vacuna, pero no todavía en el mostrador (de hecho subió); y eso va a tener un impacto a partir de junio”, señaló a Ámbito Lorenzo Sigaut Gravina, de la consultora Equilibra, quien agregó: “Son distintas medidas que el Gobierno va a ir tomando. Y de cara a las elecciones, cada vez se van a mover menos los precios regulados, como naftas y tarifas de servicios públicos, por ejemplo. Todo eso, combinado con un tipo de cambio que se está moviendo apenas por arriba de 1% mensual, a la larga va ayudar a bajar un poco la inflación. Por eso, nosotros estimamos una inflación en torno al 47,5% para este año”.

En la misma línea, Hernán Letcher, director del CEPA, señaló que “la curva debería ser descendente para los próximos meses, ya que no habrá aumentos prácticamente en ningún regulado: las naftas no van a aumentar, no hay subas en gas ni luz, quizá haya un aumento del 5% de telecomunicaciones en julio y alguna discusión sobre prepagas”. “A la par, lo que se ve es que el tipo de cambio se mueve por debajo de la inflación, con lo cual allí tampoco hay un motor para el proceso inflacionario. Este contexto, de alguna manera configura un escenario proclive a la reducción de la inflación”, remarcó el economista.

De todas formas, Letcher destacó que hay dos factores a tener en cuenta en ese contexto: “El primero, es que hasta ahora la inflación se movió por encima de la variación de precios de los costos, es decir que hay una remarcación que excede el ajuste de los precios de producción. Si no se le pone fin a ese proceso, va a seguir habiendo el mismo problema”.

“Otro punto a tener en cuenta -concluyó- es que en esta medición sorprenden algunas subas: Telecomunicaciones se suponía que no debía haber aumentado el mes pasado, ya que el Enacom no había efectivizado el aumento. Sorprende también el aumento de ‘prendas de vestir’, que en términos interanuales aumentó 65%. Y diría que el ancla del tipo de cambio, sobre todo en el segmento de los alimentos, no funcionó: porque en el mes de junio, el tipo de cambio se movió 1,2% y los alimentos 3,2%. Si a eso se le agrega que en términos de salud, los medicamentos aumentaron prácticamente todos los meses, y hay un signo de interrogación sobre lo que va a pasar con las prepagas, la reducción de la velocidad de la inflación podría no llegar a ser tan exitosa como lo hacen prever las condiciones teóricas que se mencionaron anteriormente”.

Dejá tu comentario