En enero, la venta de inmuebles tuvo su peor mes en 22 años

Economía

Las operaciones estuvieron por debajo incluso de los primeros meses de 2002. El cepo, la deuda y la incertidumbre económica, son definidas como las causales de la crisis del sector.

Las ventas de inmuebles en la Ciudad de Buenos Aires tuvieron en enero el peor mes desde que se tiene registro. Según el informe difundido ayer por el Colegio de Escribanos porteño, en los primeros 31 días del año se realizaron apenas 1.390 escrituras. Se trata del peor mes desde 1998, cuando la institución comenzó a publicar los datos: la cifra más baja hasta el momento se había registrado en febrero de 2002, con 1.557 operaciones.

Para el Colegio de Escribanos, el sector inmobiliario atraviesa su peor momento histórico. El 2019 cerró con una caída del 41,2% en escrituras realizadas en comparación con 2018: con menos de 33.000 operaciones, fue el año con números más bajos desde que se tienen registros. La incertidumbre económica, la fluctuación del dólar y la posterior instauración del cepo, son consideradas las causales de la crisis.

En enero, la caída en las operaciones fue de 31,4% en comparación con el mismo mes del 2019. El monto total de las transacciones realizadas descendió un 5,4%, con $9.794 millones. Además, el informe remarcó que se trata del vigésimo mes consecutivo con caída en la medición interanual. En comparación con diciembre de 2019, las operaciones cayeron 57,4% en cantidad y 52,1% en valor en pesos. El monto medio fue de $7.046.230 (u$s111.880, de acuerdo al tipo de cambio oficial) lo que refleja una caída de 15,8% en moneda extranjera. En tanto, las escrituras formalizadas con hipoteca bancaria totalizaron 111 casos, 49,3% menos que las registradas un año antes.

Las cifras, lógicamente, no tomaron por sorpresa a los representantes del sector inmobiliario. “Esos datos son el reflejo de lo que vimos en octubre y noviembre del año pasado, donde tuvimos una parálisis casi total. Hoy se ve el impacto en las escrituras: es que, desde que se concreta la operación, por todos los trámites, tarda unos 60 días en verse reflejado en las escrituras. El impacto es muy fuerte. Muy duro para nuestra actividad”, aseguró a este diario Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, quien de cara al futuro señaló: “Lo que nos complica desde mayo del año pasado, fue que el dólar no se estabilizó en un valor. Cuando el dólar se moviliza, el mercado se aquieta. Hoy el dólar está estable, si logramos tenerlo durante seis o siete meses, los valores de las propiedades se readecuan y se baja la inflación y las tasas, va a volver a ser factible la inversión inmobiliaria”.

Para Armando Pepe, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad, el dato de ayer no será el piso: “Creo que febrero va a dar peor. Primero, porque son menos días. Y segundo, por los feriados. Vamos a ver qué dice el Presidente el domingo (en la apertura de sesiones del Congreso), a ver si nos da alguna noticia con respecto a la deuda externa, que tiene paralizado al país. Ese tema paralizó no sólo al inmobiliario, sino a todos los mercados”. Si bien remarca que el cepo influyó en la caída, para Pepe es la incertidumbre lo que más golpea al sector: “Todo el que va a comprar inmuebles en Buenos Aires, ya tenía los dólares. Pero si no era imperioso hacerlo, hoy está sentado arriba de los billetes. Hacemos ventas de registro civil: al que se casa, al que se separó y al que va a tener familia y necesita una habitación más grande”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario