Inquietud por próximos fallos contra Argentina

Economía

El juez Griesa de Nueva York está a punto de dictar una serie de sentencias contra la Argentina por el default. Ya transcurrieron cinco años de la cesación de pagos y, a pesar de la exitosa oferta lanzada por el gobierno en 2005, se está lejos de completar un acuerdo por 100% de la deuda que entró en default. El magistrado anticipó su decisión a abogados de ambas partes. Son u$s 20.000 millones, más intereses, los que están pendientes de renegociación. Claramente, un monto significativo. Hasta ahora, el gobierno evitó que fondos buitre embarguen activos argentinos. Sólo lograron congelar u$s 105 millones del Banco Central cuando se pagó al FMI. Fue un error de los acreedores no haber aceptado la oferta inicial aunque nadie hubiera imaginado la espectacular suba de nuevos bonos del canje (quita de 65% se redujo por ello a 45%). Si hoy Néstor Kirchner reabriera el canje aun en peores condiciones, lograría alta adhesión nuevamente, pero no está en la agenda del Presidente en 2007.

El juez Thomas Griesa de Nueva York está a punto de firmar una serie de sentencias contra la Argentina por el default. El dato surgió de una reunión, la semana última entre abogados de acreedores y del gobierno pertenecientes al estudio Cleary Gottlieb en la que el magistrado adelantó esa medida, tras los pocos avances observados desde el anuncio de la cesación de pagos.

En la práctica tendrían poco impactolas sentencias en Nueva York: no hay activos susceptibles de ser embargados por Griesa. Lo que sí llama la atención es la demora de la Corte de Apelaciones en liberar los 105 millones de dólares inmovilizados en la Reserva Federal de esa ciudad al momento de girar el gobierno los dólares para cancelar por completo la deuda con el FMI hace ya casi un año. Inicialmente el juez Griesa falló por esta demanda puntual de los fondos buitres Dart y Elliot a favor de la Argentina el 12 de enero, pero presentada la apelación inmediatamente, la causa sigue sin resolución definitiva.

En lo que sí seguramente tendrá efectoes en el anhelo del equipo económico de salir a colocar un bono en los mercados internacionales. Alfredo Mac Laughlin poco antes de renunciar a la Secretaría de Finanzas había manifestado su decisión de obtener fondos con un bono en el exterior (no precisamente Caracas, obviamente, plaza reservada a necesidades de última instancia y a negocios del propio Hugo Chávez). Trascendió que su sucesor Sergio Chodos, en contactos que ya mantuvo con banqueros la semana pasada se mostró a favor del proyecto de Mac Laughlin. Ahora, una operación de este tipo será muy riesgosa, con más posibilidad que embargos de fondos buitres capturen los dólares del bono argentino.

La provincia de Buenos Aires, hace 45 días, en una exitosa operación, logró, pese a tener juicios pendientes de acreedores por su propio default, conseguir emitir un bono en el exterior. Lo hizo a través de una adecuada estrategia ideada por los abogados del gobierno de Felipe Solá, con fondos que se giraban sólo entre cuentas de los bancos organizadores de la emisión. Pero, repetir esta estrategia no es posible para el gobierno nacional: sería como volver a la escena del crimen.

Esto se da en paralelo con los movimientos que está haciendo el equipo económico para cerrar un acuerdo con el Club de París. Felisa Miceli mantiene la fecha de marzo como la del probable cierre del entendimiento tras el default con países acreedores. Pero se espera en las próximas horas una señal de España, país al cual se privilegió con menor plazo de pago de su deuda por el apoyo brindado previo a la crisis de 2001. En la medida que el gobierno de José Luis Zapatero logre la aprobación del resto de los integrantes del Club de París a ese beneficio, se destrabará la renegociación e inmediatamente Miceli viajará a España para la firma del acuerdo. Lo que sí está lejos, nunca antes de las elecciones, es la reapertura del canje de la deuda a quienes rechazaron la oferta argentina en 2005, algo que en definitiva es lo que motoriza las demandas de acreedores ante el juzgado de Griesa.

Dejá tu comentario