Invertir sin riesgos: ¿cómo evitar ser víctima de un fraude financiero y cuidar nuestros ahorros?

Economía

El mercado ofrece diferentes alternativas de negocios. No dejarse llevar por las ofertas mágicas y buscar ayuda de especialistas son puntos claves. 

El mercado ofrece diferentes alternativas de negocios. No dejarse llevar por las ofertas mágicas y buscar ayuda de especialistas son puntos claves.

Las épocas de crisis son la situación ideal

La inestabilidad de la economía argentina con alta inflación, desempleo y la devaluación de la moneda llevan a los ahorristas a buscar diferentes opciones de inversión. El objetivo es no perder poder adquisitivo y buscar una mejor rentabilidad.

Actualmente existen diferentes plataformas de criptomonedas, crowdfunding, opciones binarias, depósitos de tokens con promesas de retornos (staking) e inversiones inmobiliarias que buscan atraer clientes con diferentes propuestas bastante atractivas. Cuidado, detrás de ellas pueden esconderse defraudadores que buscan lucrar con el deseo de los ahorristas de poder sobrellevar de la mejor manera estos vaivenes del país.

Tipos y metodologías de estas actividades

Los fraudes a inversiones son prácticas engañosas utilizadas para motivar a personas comunes a invertir en diferentes tipos de proyectos que no tienen un fundamento estructural, se esconden detrás de inversiones en activos que no se encuentran respaldadas por ningún ente regulador y no tienen un negocio de trasfondo que realmente permita poder cumplir con los retornos prometidos ni tampoco un espacio físico en algunos casos.

Quienes se encargan de realizar estos tipos de actividades ilícitas se presentan como personas con un ávido conocimiento sobre la materia. Aprovechan, a su favor, la falta de conocimiento y el anhelo de las víctimas para convencerlos. Así, ofrecen inversiones en moneda extranjera o local, con una alta rentabilidad mensual, a través de fondos comunes de inversiones, algo que no es viable. Por una sencilla razón, ningún asesor puede asegurar y garantizar una rentabilidad concreta en un fondo de inversión que se encuentre regulado, mucho menos con tasas de retorno tan altas. Lo que sí se puede es posible es analizar y prever una renta estimada, siempre y cuando no sea variable, pero nunca garantizar.

No existe una sola forma de fraude. Con el transcurso de los años se han ido perfeccionando y adquiriendo nuevos mecanismos. Algunas se esconden bajo inversiones financieras, es decir, proponen invertir en activos que no están regulados como las criptomonedas. En este punto, se debe aclarar que las monedas digitales no son un fraude, sino que muchos las utilizan para cometer estos delitos. También existen casos de inversiones en logística, negocios relacionados al deporte, entre muchas otras.

Los crowfunding son en algunas oportunidades, no siempre, mal empleados también para este tipo de operaciones. Al igual que los anteriores ofrece altas rentabilidades justificando una inversión inmobiliaria que nunca existió ni estuvo inscripta en un espacio jurídico, impositivo o ente regulador.

¿Por qué amigos inversores si lograron el retorno esperado?

Hasta el día de hoy es común que se utilice el “Esquema Ponzi”. Se denomina así por su creador el italiano Carlo Ponzi que se especializaba en estafas. El método consiste en tomar el dinero de los ahorristas sin un negocio de fondo que genere realmente una rentabilidad real y sostenible en el tiempo. Posteriormente con el dinero de esos ahorristas se les paga a los nuevos ingresantes, hasta que la cadena se corta y los últimos en entrar terminan defraudados.

Para emprender cualquier proyecto de inversión se debe tener conocimiento real del terreno en el que buscamos movernos. Ser precavidos nos va a ahorrar algunos dolores de cabeza.

¿Dónde analizar si la persona que me propone algún tipo de inversión tiene la autorización necesaria para poder hacerlo?

La Oficina de Atención al Inversor (OAI) que pertenece a protección al inversor de la comisión nacional de valores, recomienda una serie de puntos que se deben tener en cuenta para evitar estafas. En primer lugar, obtener información lo más objetiva posible acerca de las plataformas y de todo sujeto que se presente como intermediario. Si es confusa o no se encuentra disponible, lo mejor es no invertir.

Es importante no dejarse llevar por la codicia y las ofertas milagrosas. Tener en cuenta que cuando la promesa de retorno de la inversión es muy elevada, probablemente implique un alto riesgo o un fraude. Leer los términos y condiciones de la plataforma y entender cómo funciona la inversión que estás por hacer; verificar en la Comisión Nacional de Valores como asi también en el banco central de la república argentina, si la persona o empresa que nos ofrece la inversión se encuentra inscripta y autorizada para asesorar; y por último verificar que la plataforma tenga un domicilio en el país. El carácter que la plataforma tenga un domicilio en el país. El carácter transnacional de las mismas dificulta realizar un reclamo ante algún inconveniente.

El dinero fácil existe, pero sale caro

Tomar la decisión de invertir implica asumir riesgos y responsabilidades. Nada se consigue de la noche a la mañana. Hay un viejo refrán que dice que "cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía", es por esto que las propuestas que recibimos deben ser analizadas en detalle, buscando información objetiva y recurrir a expertos en la materia para ser asesorados de forma adecuada. También es importante saber que, si vamos a invertir nuestros ahorros, seria bueno tener en cuenta la posibilidad de invertirlos en algún negocio propio y/o en sociedad con algún amigo o familiar, porque si vamos a correr algún riesgo, al menos lo podamos manejar nosotros.

Dejá tu comentario