Economía

Aseguran que durante la era Macri la inversión pública se desplomó más del 50%

El peso del gasto de capital en la partida presupuestaria pasó del 11,16% al 5,15% en cuatro años. Se trata de una caída de más de la mitad en términos reales, pese a que en el último año la ejecución del presupuesto presenta un nivel elevado.

El gobierno de Cambiemos culminará sus cuatro años con una fuerte caída en la inversión pública. El peso de la partida en el presupuesto pasó de poco más del 11% a cerca del 5% en dicho período. Se trata de una caída de más de la mitad en términos reales, pese a que en el último año la ejecución del presupuesto presenta un nivel elevado. Así lo reveló un informe de Proyecto Económico a raíz de un análisis del gasto en la obra pública durante la era Macri.

La contracción de los indicadores de la actividad económica, el aumento de la pobreza y la indigencia, sumado al incremento del desempleo y el cierre de empresas, arroja rojo sobre verde en el semáforo de la política económica macrista. Dentro de ese panorama, la evolución de la inversión pública por debajo del aumento inflacionario no hizo más que contribuir poco a poco a agudizar la recesión.

“Entre 2016 y el primer semestre del 2018, Cambiemos llevó adelante un ajuste importante del gasto de capital”, explicaron desde el organismo que conduce la economista Fernanda Vallejos. “Esta política se profundizó luego del acuerdo que el presidente Macri alcanzó con la entonces titular del Fondo Monetario Christine Lagarde, en junio del 2018”, añadieron en el informe.

El gasto de capital del Estado Nacional en el peso del presupuesto “disminuyó de forma continua” ya que “pasó de representar el 11,16% del Presupuesto Nacional en el 2015 al 8,65% en el primer año del gobierno de Cambiemos (2016). Cayó al 7,91% en el 2017, al 6,32% en 2018 y 5,15% en el 2019, el último año de Mauricio Macri. El peso de la inversión pública en el Presupuesto disminuyó más de la mitad”.

De esta manera, la inversión pública “evidenció un comportamiento pro cíclico” sobre la crisis económica ya que no hizo más que acompañar y agudizar “el carácter recesivo”, explicaron desde el equipo económico que conduce la diputada nacional.

“Si se compara la asignación en términos reales, la reducción es todavía más acentuada: deflactada por el costo de construcción se acumula una caída de 72% en los gastos de capital entre 2019 y 2015”, agrega el informe

Contrariamente a la caída en el gasto de capital,el pago de intereses de la deuda contraída por la propia gestión de Cambiemos “se incrementó en un 552% al pasar de $107.301 millones en el 2015 a $593.016 millones en el 2019, muy por encima de la inflación”. Así, el ajuste aplicado en diferentes áreas del Estado funcionó como un mecanismo de traslado de fondos destinados al pago de intereses de deuda.

Por otro lado, el informe evalúa la ejecución de metas físicas propuestas en la cuenta de inversión. Se trata de los objetivos concretos de construcción para cada año y su grado de cumplimiento. “Las menores ejecuciones nominales se traducen en peores ejecuciones en lo que respecta al cumplimiento de las metas físicas”, explicaron.

“Yo me comprometo a construir los 3.000 jardines de infantes que faltan”, prometía Mauricio Macri durante el debate presidencial del 2015. Fue uno de sus caballitos de batalla junto con el slogan “pobreza cero” y el fin de la corrupción. Sin embargo en los tres años relevados apenas se concretó la construcción de 169 establecimientos.

“En el año 2016, se llamó a licitación los primeros 220 jardines, firmándose en diciembre de 2016 los contratos de 93 jardines en la Región Centro Norte, la Región Centro Sur, la Región Patagonia Norte y la Región Patagonia Sur. Sin embargo, en el año 2017 solo se ejecutaron y finalizaron obras por 46 jardines. En el periodo siguiente, considerando los jardines nuevos centralizados, descentralizados, ampliaciones de jardines existentes, jardines maternales del Ministerio de Educación y los jardines del Ministerio del Interior se terminaron un total de 123 jardines y 404 salas”, apuntaron.

Por último, el informe cuestionó el argumento elaborado por la gestión Cambiemos sobre una mayor eficiencia en las licitaciones que evitó el pago de sobreprecios en la construcción. “En primer lugar, las construcciones efectivas fueron en descenso año a año. Además, el menor costo de la construcción de los proyectos tampoco se explica por una mejora en los procesos licitatorios sino más bien por una reducción del costo de la mano de obra, asociado a una caída del salario real de los trabajadores del sector”, siendo que el costo de la construcción se compone en 45,6% del valor de la mano de obra.

A su vez, si se lo compara con la evolución del dólar “la disminución resulta aún más pronunciada. Por lo tanto, como no es riguroso atacar por una caída del gasto de capital en dólares, tampoco lo es referir a una supuesta baja de precios de la obra pública en dólares. En todo caso, si la obra pública se redujo medida en dólares puede comprenderse porque el costo de la construcción (gran parte explicado por salarios) se desplomó un 43% en dólares, desde noviembre de 2015”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario