Para inversores: expectativas de inflación incrementan apetito por los bonos CER

Economía

Los brokers consideran que el alza de precios se profundizará en los próximos meses. Continúan viendo atractivo los dólar linked.

Con el acceso al dólar restringido, inversores y ahorristas buscan alternativas para colocar el excedente de pesos, mientras la inflación les pisa los talones. Dentro de este contexto, los asesores de inversiones incrementaron sus recomendaciones de posicionamientos en bonos que ajustan por CER, luego de que el último Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC confirmara que la aceleración de precios es un hecho (en octubre el IPC marcó un 3,8%).

“Venimos balanceando entre los bonos en pesos ajustados, es decir, los dólar linked y los CER. Pero con la perspectiva que tenemos de una aceleración de la inflación para los próximos meses preferimos los ajustables por CER”, sostuvo Pedro Siaba Serrate, analista senior de renta fija en Portfolio Personal Inversiones (PPI).

Siaba Serrate explicó que así como cuando arrancó la cuarentena las restricciones generaron un aumento de la demanda de pesos, como contrapartida de la disminución de la velocidad de circulación del dinero, “con la flexibilización vamos a ver el movimiento opuesto”.

Ante la consulta de qué tipo de bonos ajustados por inflación prefieren, el analista de PPI consignó: “Empezamos a achicar duration y a adoptar una postura conservadora de ir a la parte corta, seguir persiguiendo la aceleración de la inflación, pero sin exponer tanto el capital en la parte larga de la curva. Para alguien más arriesgado, que quiere ir midiendo o ve la cuestión cambiaria más estable hacia adelante, sumar duration es una alternativa”.

Por su parte, Jorge Viñas, head portfolio manager de AdCap Securities, indicó: “Con la aceleración inflacionaria en marcha y tasas reales moderadamente positivas, creemos que hay valor en los bonos CER más cortos. Nuestro fondo CER está posicionado con una duration levemente inferior a un año”.

Respecto de los perfiles agresivos,Viñas señaló que “la parte larga de la curva CER puede resultar tentadora, pero hay que tener claro que no es una apuesta pura a la inflación: ahí la apuesta es a que una normalización macro genere una compresión de tasas reales”.

Respecto de otro tipo de instrumentos en pesos, Viñas consideró: “Es prudente mantener cobertura al tipo de cambio oficial, ya que con la persistente dinámica negativa de las reservas, a pesar de que el Gobierno está determinado a no devaluar, está latente el riesgo de que sea inevitable. Aquí apuntamos a una estrategia diversificada entre bonos dólar linked y sintéticos con futuros de Rofex cortos, distribuidos entre los primeros tres vencimientos”.

En tanto, el porfolio manager de Banco Mariva, Federico Pérez, afirmó: “Me gusta la curva CER, creo que con el 3,8% de inflación del mes pasado y con inflaciones abajo de la alfombra para adelante hay valor. Me gusta la parte más la parte media y larga de la curva: TX23, discount en pesos. Hay valor ahí”. Pérez aclaró que para inversores que puedan necesitar liquidez de corto plazo recomienda otro tipo de posiciones: “Invertir en FCI dólar linked o en FCFI T+1. Estos últimos hoy están en Badlar más 200 puntos básicos”.

Desde la Mesa de Operaciones de Grupo SBS se refirieron las dos opciones en pesos ajustables y marcaron las diferencias: “Las curvas que mejor se perfilan hacia adelante son la CER y la dólar linked. Pero estas opciones apuntan a públicos diferentes. Aquellos que apuestan al dólar linked, están esperando un evento devaluatorio que cierre la brecha. Pero este evento no tiene un timing cierto e, incluso de suceder, la magnitud depende mucho del marco de medidas que se tomen y como se resuelva la negociación con el FMI”.

Respecto de los bonos que ajustan por inflación, desde SBS añadieron: “La curva CER ya era atractiva, tanto por la dinámica inflacionaria como por la valuación de los activos en sí. Sin embargo, la inflación del mes de octubre la convirtió en la más destacada para los inversores, debido a que los desequilibrios fiscales y monetarios van a ser difíciles de corregir y, además, en caso de producirse un evento devaluatorio, la inflación va a capturar gran parte del mismo. En este sentido, el tramo largo de la curva puede ser el que más se beneficie de estos movimientos, siendo el TX26 el más atractivo, para un inversor que busque diversificar riesgos en renta fija”.

En sintonía con esto último, Martín Saud, senior trader de Balanz Capital, resumió: “Los dólar linked son bonos para el público inversor en general y los bonos CER son más recomendables para un inversor más sofisticado, como fondos comunes de inversión, compañías de seguros y algunas empresas”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario