Lavagna busca manejar el intercambio comercial

Economía

Roberto Lavagna viajó como representante de la Argentina a participar de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que comenzará mañana en Dalian, China, con un objetivo doble. El ministro de Economía quiere que hacia el futuro se lo considere como el responsable dentro del gobierno de Néstor Kirchner de discutir los temas de política económica internacional, incluyendo el combate contra los subsidios agrícolas. Pero también el viaje de Lavagna tiene una intencionalidad política. Según varios colaboradores cercanos al presidente Néstor Kirchner, el titular del Palacio de Hacienda buscó poner distancia de la pelea entre el jefe de Estado y Eduardo Duhalde; y la reunión de China resultó un evento más que oportuno para lograr alejarse de la disputa interna del justicialismo.

Hasta ahora, la posición argentina ante los organismos de comercio internacional y el reclamo por la vigencia de los subsidios agrícolas que se aplican en los países desarrollados tuvo como principal responsable dentro del organigrama oficial al Ministerio de Relaciones Exteriores. Más exactamente dentro de la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales, que primero manejó Martín Redrado y luego asumió Alfredo Chiaradía, cuando aquel fue nombrado titular del Banco Central; en ambos casos, bajo la conducción de la Cancillería de Rafael Bielsa.

• Especialidad

Ante la futura salida de éste del Ministerio de Relaciones Exteriores, y dado que siempre Lavagna quiso avanzar en los temas de comercio internacional (en realidad,ésa fue su especialidad, antes de asumir como ministro de Economía con Eduardo Duhalde), el titular del Palacio de Hacienda quiere que su cartera lleve hacia adelante las negociaciones argentinas en este capítulo. Como la reunión de la OMC que comienza mañana en Dalian será una de las dos más importantes de 2005 para debatir el tema de los subsidios, Lavagna asumió como propia la representación de la Argentina en ese ámbito.

Otro tema que empezará a manejar el ministro desde esta semana será defender la posición del gobierno de Kirchner ante el G-20, un grupo de países que nació en el fallido encuentro de la OMC en Cancún en setiembre de 2002 (donde el país estuvo representado por Redrado), y que une a los Estados que tienen posiciones más críticas contra los subsidios agrícolas. Entre otros países, además de la Argentina, integran ese grupo México, Brasil, Egipto, India, China, Sudáfrica e Indochina.

• A la OMC

Obviamente, y en el caso de que este funcionario cambie Economía por la Cancillería en el futuro, todos los temas de comercio exterior continuarán bajo su manejo. Si sigue en el gabinete de Kirchner, será Lavagna el que represente a la Argentina en la reunión de la OMC más importante en un lustro: la de Hong Kong, que se concretará entre el 13 y el 18 de diciembre y donde comenzará una nueva «Ronda» que reemplace a la de Doha, que terminará en esa fecha.

Pero además de todas estas cuestiones vinculadas al comercio internacional, hay otros motivos por los cuales Lavagna habría decidido viajar a China en este momento. Según fuentes del «ala política», muy cercanas a Néstor Kirchner, el ministro de Economía dejó Buenos Aires el jueves por la tarde; minutos antes de que comenzara el lanzamiento oficial de
Cristina Fernández de Kirchner como senadora y donde el presidente quería asistencia perfecta de todo su gabinete. Lo curioso es que las primeras reuniones oficiales de Lavagna en Dalian serán el martes, y que tranquilamente el ministro podría haber volado a Oriente el fin de semana. Sin embargo, voluntariamente, habría decidido adelantar su viaje para alejarse de las disputas políticas, al menos por una semana. De hecho, Lavagna permanecerá en China un día más luego del cierre del encuentro de la OMC del miércoles, ya que para el jueves tiene preparado un encuentro con el ministro de Comercio del país asiático, Bo Xi Lai, donde hablará de la apertura comercial de ese estado a los productos argentinos (otro tema que hasta ahora maneja la Cancillería) y de los hasta ahora fallidas promesas de inversión que el premier Hu Jintao le hizo a Néstor Kirchner en octubre de 2004 cuando visitó

Buenos Aires y le prometió inversiones por 20.000 millones de dólares. La intención de máxima de Lavagna es la de lograr que en un futuro su ministerio (sea el de Economía o la Cancillería) asuma la responsabilidad de conducir los acuerdos hacia el futuro, dejando claro que fue bajo su intervención en que éstos se destrabaron.

El ministro de Economía recién estará volviendo a Buenos Aires el próximo fin de semana, y hasta el lunes no estaría disponible en el país, tiempo suficiente para poner distancia de los conflictos políticos internos del PJ.

Dejá tu comentario