Lavagna compra dólares para pagar deuda vieja

Economía

El Banco Central utilizó nuevamente fondos de la Tesorería para comprar una suma récord de dólares: fueron u$s 254 millones los adquiridos en el mercado cambiario, que se suman a los u$s 30 millones del lunes. Hoy se sumarán otros $ 870 millones que volverá a enviar la Secretaría de Hacienda al BCRA para continuar con la fuerte compra de divisas.

Esta fuerte demanda de divisas generó la recuperación del dólar en el mercado minorista: de $ 2,88 pasó a $ 2,89. También hubo un salto en la cotización mayorista, que de $ 2,868 pasó a $ 2,873.
Ayer el vocero de Roberto Lavagna, Armando Torres, confirmó que la política del gobierno sigue siendo mantener un dólar alto.

De esta forma, durante esta semana la Tesorería comprará una suma cercana a los u$s 600 millones, siempre a través de la mesa del Central. Esta operaciónapenas permitirá sostenerel valor de la divisa, ya que se trata de absorber los dólares que ingresaron los inversores extranjeros para las dos últimas licitaciones del BODEN 2014. «Si no hubiéramos actuado de esta forma, es decir, con el aporte de la Tesorería, la lluvia de dólares que se produjo en las últimas horas habría presionado fuertemente a la baja a la cotización; no lo hubiéramos resistido», aseguran en el BCRA.

• Exportadores

La liquidación de los exportadores de cereales llegó a los u$s 55 millones, con lo cual no hubiera alcanzado para equilibrar la demanda que llegó desde el sector oficial. Las divisas restantes, por lo tanto, fueron aportadas por los bancos que tuvieron mayor participación en las licitaciones de BODEN 2014, como el HSBC, Citibank y Deutsche Bank, que necesitanlos pesos para realizar la compra de los títulos.

Con esta fuerte intervención de la Tesorería, el Central tuvo un respiro. Los pesos utilizados para adquirir los dólares en el mercado no representan inyección monetaria, lo que le permitió al Central controlar mejor la cantidad de dinero que circula en la economía.

El movimiento de los últimos días demuestra, por lo tanto, cuál es la nueva estrategia de política monetaria ante el salto inflacionario de junio:
Economía y el BCRA optaron por no subir las tasas de interés (ayer permaneció igual en la licitación de Lebac para los plazos más cortos), pero, en cambio, se buscará reducir el ritmo de emisión para no generar presiones adicionales en los precios.

Para el resto del mes continuará una estrategia más o menos similar. El Tesoro enviará fondos de la recaudación al Central para salir a comprar divisas. El gobierno, de esta manera, va acumulando divisas para hacer frente a los fuertes vencimientos de deuda de agosto. Sólo por el vencimiento de la primera cuota de capital de BODEN 2012 ( nominado en dólares) deberá pagar u$s 1.400 millones a los inversores. Parte de estos dólares se volcará al mercado para comprar bonos en pesos.

Dejá tu comentario