Ligera calma en los mercados, desconcierto entre expertos

Economía

Tuvieron que salir a hablar Ben Bernanke (titular de la Reserva Federal) y hasta funcionarios de la Casa Blanca ayer para calmar a todos los mercados. Ayudó, además, que China recuperara pérdidas. Pero igual nadie está seguro de que lo peor haya quedado atrás. Fue tan fuerte y súbita la caída, que los principales analistas de Wall Street quedaron desconcertados por lo acontecido. De fondo, los ahorristas deben mantener la calma; ni desarmar todas las posiciones de golpe, ni salir a comprar fuerte aprovechando lo deprimido de los precios en los títulos argentinos. Está claro que la tendencia de los mercados dependerá de datos de la actividad económica en Estados Unidos y de cuanto pudiera acontecer en China. Pero difícilmente vaya la economía a entrar en recesión en corto plazo y Bernanke aún tiene herramientas para evitar que eso suceda. Más incertidumbre aporta China con las incógnitas que existen en su gradual tránsito hacia una economía de mercado y hasta con la veracidad de los datos que maneja. Más allá de eso, es poco probable que marzo muestre a los inversores la bonanza que se vio tanto en enero como en febrero, hasta la llegada del «martes» negro.

La jornada de ayer fue una mezcla de sentimientos encontrados en lo que respecta a la operatoria con bonos y títulos.

Al final del día, los compradores tuvieron más fuerza que los vendedores y por eso el Discount en pesos, el principal bono del canje de la deuda, subió 0,50%, mientras el cupón PBI en pesos recuperó gran parte de lo que perdió el día anterior al subir 4%. La versión en dólares de este derivado bajó 0,80%.

Los negocios fueron intensos, porque el mercado comenzó a operar después de que hablara Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal, en el Congreso. El funcionario se mostró muy seguro sobre el funcionamiento de los mercados y la marcha de la economía de Estados Unidos (ver aparte).

A primera hora de la mañana se sabía que la Bolsa de Shanghai había cerrado con un alza de casi 4%. Los inversores se relajaron y por eso la renta de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos subió a 4,55% anual, desde 4,51% del día anterior. Aparecieron vendedores de estos activos, que sirven de cobertura en las crisis, porque se sintieron algo más aliviados.

  • Desacompañamiento

    A estas buenas noticias les faltó el acompañamiento de los datos de la economía de Estados Unidos. Los índices que se conocieron ayer no ayudaron a consolidar el mercado. Por ejemplo, la venta de casas nuevas en Estados Unidos cayó 16,6% en enero. La caída mensual fue la mayor en 13 años, desde un descenso de 23,8% en enero de 1994.

    Además hubo una corrección en los cálculos de la economía norteamericana. El Departamento de Comercio, en su primera corrección de las cifras difundidas el mes pasado, indicó que en el último trimestre de 2006 el Producto Bruto Interno (PBI) creció a 2,2%, en vez de 3,5% del cálculo preliminar. «Las nuevas cifras están más de acuerdo que los datos preliminares con nuestra percepción general de la situación de la economía», dijo Bernanke, sin mencionar que fue la mayor corrección del cálculo preliminar del PBI en nueve años. Revisiones de esta magnitud han sucedido sólo siete veces en los últimos 30 años.

    Con estos antecedentes, el mercado de bonos argentino abrió muy volátil pero con fuerte volumen. Al final del día, entre el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y la Bolsa de Comercio operaron más de $ 2.300 millones. «Estoy aliviado porque se cortó la caída y el rebote de precios fue con volumen», señaló Rafael Ber, de Argentine Research.

    Las subas iniciales de Bernanke y la recuperación de Shanghai fueron perdiendo fuerza cuando se conocieron los datos de la economía. Ahí se agigantó la profecía de Alan Greenspan, el predecesor de Bernanke, de que Estados Unidos va a una recesión hacia fin de año.

    Los bonos posdefault en pesos tuvieron subas generalizadas. El BOGAR y los BOCONPRE 8, PRE 11 y PRO 12 cortaron cupón y subieron hasta 0,80%.

    Se vieron muchos dólares operando en el mercado de bonos, y esa oferta se hizo sentir en el mercado cambiario, donde el Banco Central estuvo muy activo comprando divisas. Se estima que la autoridad monetaria adquirió casi u$s 50 millones y elevó las reservas a u$s 34.900 millones. Sin esta intervención el dólar hubiera caído muy fuerte.

    Después del mediodía la moneda de Estados Unidos comenzó a bajar en el MAE-Forex, el principal mercado mayorista, y cerró por debajo de $ 3,10. En las casas de cambio se mantuvo a $ 3,12 para la venta.

    Para hoy la divisa sigue muy ofrecida. Las órdenes de venta suman u$s 45 millones y hay compradores por apenas u$s 8 millones.

    La bolsa, en tanto, con fuertes negocios por $ 132,49 millones subió 0,72%. Las alzas fueron selectivas y les faltó contundencia, porque no se recuperaron los papeles bancarios. Las dudas que hay sobre los bonos afectan a las acciones de los bancos.

    El suspenso sigue hoy. Los inversores están cautelosos y nuevamente habrá algunos que dormirán menos a la noche para seguir las Bolsas asiáticas.
  • Dejá tu comentario