Los bonos subieron 1% en un día y un cupón casi 3%

Economía

Los mercados internacionales siguen jugando a favor de la Argentina. Escasean las alternativas de inversión en el exterior y por ello papeles como los argentinos ganan atractivo. Esto porque los títulos de Brasil ya subieron demasiado, lo mismo que los de México y otros emergentes. ¿Hasta cuándo puede durar esta bonanza? No hay amenazas de corto plazo aun a pesar de que sólo en enero ya se ganó hasta 15%. Las tasas en los Estados Unidos, como siempre ocurre, son las que pueden marcar un súbito freno a esta tendencia y en Wall Street no hay señales de que ello pueda ocurrir en lo inmediato. Aquí el dólar está estacionado en un rango tácito de entre 3,04 y 3,08 pesos tal como quiere el gobierno.

Los bonos poscanje en dólares llevan acumuladas ganancias de más de 7% en 20 días de enero, mientras los cupones PBI subieron hasta 15%.

El viernes, ambos estuvieron muy pedidos en Nueva York y Buenos Aires. El Discount en dólares, con legislación de los EE.UU., subió 2,26%. Como los bonos poscanje tienen una subdivisión entre legislación Nueva York y la Argentina, los conservadores inversores extranjeros prefieren operar con los títulos que garanticen mejor trato ante eventuales incumplimientos.

De esta manera, los Discount en dólares acumulan una ganancia de 7,10% en el mes, una renta muy alta si se la compara con bonos de la deuda de los Estados Unidos. Este título del Tesoro norteamericano a 10 años tiene un rendimiento de 4,37%, lo que significa que tardaría un año y medio en dar lo que los bonos argentinos dieron en 20 días.

• Alta rentabilidad

Pero es una comparación superficial la de ganancias del mes contra rendimiento. Si se toma la renta de cualquier bono poscanje en dólares, está por encima de 9% anual, es decir, más del doble de los títulos norteamericanos. Están entre las más altas del mundo, porque las de Brasil, de la mano de medidas de su presidente Lula, se redujeron en el último tiempo. Los extranjeros que miran a países emergentes ahora tienen menos aversión al riesgo argentino y por eso se agrandó el mercado.

Por caso, el viernes se negociaron entre la Bolsa de Comercio y el Mercado Abierto Electrónico (MAE) casi $ 1.000 millones. Es una cifra baja comparada con diciembre, dado que en enero faltan los grandes jugadores. Pero si se recuerda lo que se negociaba en marzo del año pasado, temporada alta para las inversiones, es 30% más elevada.

En mayo del año pasado, con la aparición de los bonos del canje de la deuda, comenzó el despegue y en el último trimestre se afirmó. Los dólares para comprar bonos en pesos comenzaron a llegar. No les faltó razón a los que hicieron la apuesta: ganaron más de 40% en dólares con los bonos poscanje en pesos.

Cuando parecía que no había nada más para ver, el primer día de diciembre aparecieron los cupones PBI en pesos y en dólares, un derivado de alta volatilidad que en 45 días subió 20%. Este cupón (warrant) viene adosado a los bonos poscanje, pero desde diciembre se puede negociar por separado.

Los cupones en pesos son los que más se consiguen; los nominados en dólares escasean. Esta es la razón por la que los emitidos en moneda local subieron en enero 11% y en dólares, 15%.

Hay inversores que ofrecen cupones en pesos, sólo si les consiguen cupones en dólares. El viernes los cupones en dólares subieron 3,77% y en pesos, 0,57%.

El mercado de derivados no es para todos. Hay que entrar y salir rápido, lo que en la jerga se conoce como «tradear». Suben y bajan con igual facilidad. El jueves y el viernes los cupones subieron por los buenos datos de la economía. Estos warrant están atados al incremento del PBI.

• Mercado sólido

Hoy el mercado está más sólido. Hay más dinero y las subas son constantes, aunque no alocadas como el año pasado. Esto tiene que ver con que la renta de los bonos en pesos que indexan por el CER llega hasta más de 6% sobre la inflación. En otras palabras, si se estima una suba del costo de vida de poco más de 12% en este año, la renta llega a 19%. El dólar debería subir a $ 3,60, para que la inversión fracase. Si alguien es temeroso de que esto ocurra, tiene el mercado futuro para asegurarse y puede comprar dólares a fin de mayo a $ 3,07.

Quien quiere bonos en dólares para no pasar por la moneda local tiene los poscanje que tienen un rendimiento de 9,20% y los BODEN posdefault con poco más de 8%.

Están los bonos más chicos, los de menos mercado porque son emisiones de menos monto, como el BOCON PRO13 que tiene una de las rentas más altas con 6,25% sobre la inflación. Es un bono de pocos negocios diarios, pero que ya lo están buscando los inversores como parte de un proceso lógico: empezaron por los bonos más grandes y ahora están «raspando el fondo» tras los más chicos y rentables.

Hoy la Argentina tiene un menú de bonos para todos los riesgos: hay indexados cortos, medios y largos. La misma variedad se consigue en dólares. Quien quiere euros tiene bonos del canje en esta moneda. Si desconfía de la legislación argentina, hay títulos con legislación Nueva York. El postre para los arriesgados son los derivados: los cupones PBI vienen en pesos y dólares con las dos legislaciones.

El inversor que quiere riesgo pone más bonos poscanje y cupones, el más conservador busca bonos cortos y medios. Otro dato: los controles antiinflacionarios van a afectar a los bonos cortos como el BODEN 2008, pero los largos (Discount y Par) tienen otro horizonte, por eso subieron fuerte el viernes.

Dejá tu comentario