Lo que se dice en las mesas

Economía

¡Hi-yo, Silver! ¿Quién será Toro, el fiel amigo del Llanero? Enseñanza de los 70 explica lío cambiario. La Vaca, más muerta que nunca. Los ETF de oro con récords. BlackRock, en la mira de Wall Street.

El lío que armó “Lone Ranger” (El Llanero Solitario), como le dicen en el mercado al titular del BCRA, Miguel Pesce, con las últimas medidas cambiarias; lo llevó justamente una semana después de haberlas lanzado a seguir emparchando un control de cambios que hace agua por varios lados. La presión empresarial se hizo oír, curiosamente luego de que influyentes empresarios visitaran al Presidente en Olivos, y anoche el BCRA acordaba con la UIA una “agenda de trabajo” tendiente a subsanar inconvenientes de la nueva normativa cambiaria. Al parecer, serán bien vistos los casos de aquellas empresas que desarmen posiciones en el CCL o MEP.

Lo cierto es que al pobre “Lone Ranger” no le quedaba otra que “cuidar” las pocas reservas que le quedan. Para entender la situación, un influyente economista comentaba en un zoom que las reservas disponibles, unos u$s4.000 millones, alcanzan para pagar los vencimientos del año que viene con el Fondo. En las mesas se habla mucho de la relación tirante entre el jefe del BCRA y altos funcionarios del Palacio de Hacienda. De ahí, en parte, surge el apodo de Llanero Solitario, porque está solo para parar la embestida del mercado, no tiene interlocutores. Así que vendiendo de a 80 y 100 millones de dólares por día con el supercepo, tarde o temprano iba a sacudir la estantería. Y sí que lo hizo. Desde que sacó la “7030” ya compró más de u$s520 millones. Pero está todo en suspenso. Anoche, además, en la reunión de Directorio decidieron suspender hasta fin de año la distribución de resultados de los bancos. Para entender parte del lío cambiario, un legendario economista recordaba en un encuentro virtual con colegas una anécdota que le contó su par especializado en el sector agropecuario, Lucio Reca, cuando le explicó que fue a partir de noviembre de 1976 cuando los productores empezaron a usar intensamente fertilizantes.

¿Por qué? En esa fecha Martínez de Hoz unificó el mercado de cambios (eliminó las retenciones también) y fue ahí que el productor vio que su producto se lo pagaban igual que lo que valían sus insumos. De más está decir que la producción agropecuaria creció fuerte. En otro zoom arreciaban las críticas sobre el aumento del stock de Leliq, al que este Gobierno tenía como un Satanás. Un banquero que se jactaba de tener línea directa con Olivos no ocultaba su preocupación y de varios pares sobre la ausencia de un equipo interdisciplinario ya puesto a trabajar para el día después que finalice la cuarentena. “Si no lo hacen pronto, se van a dar cuenta de que el tema cambiario tiene vida propia independientemente de la cuestión de la deuda.

Al respecto, resultó muy comentada una interesante videoconferencia entre especialistas locales del sector energético y un think tank norteamericano. Para tener dimensión de lo que puede venir, un experto del Instituto Baker mostró un dato que genera escalofríos: los presupuestos de inversiones de capital previstas en la región. En el caso argentino se espera una caída del 60% en los presupuestos respecto a lo estimado antes de la pandemia. El que menos sufre es México, pero tanto Ecuador como Brasil y Colombia verán caer las inversiones entre un 20% y 55%. El caso venezolano es un cuento de terror; hoy tiene un nivel de producción similar al de la Argentina. Respecto al caso argentino, Baker Hughes tenía registrado cero “taladro” en operación. Y quizás otro dato aleccionador es que según Amos Global Energy, a los precios actuales sólo son factibles los pozos de Medio Oriente y algunas off shore cercanas a la plataforma continental. Pobre la Vaca.

En medio de un respiro del sainete del canje de deuda, operadores locales detectaron fuertes compras de oro. Buceando en el mercado vieron que eran los fondos ETF que siguen llenando sus alforjas del metal precioso. En los últimos doce meses vieron que casi duplicaron sus tenencias. El mes pasado confirmaron la tendencia sumando 154 toneladas (u$s8.500 millones) y ya tienen un nuevo máximo histórico de 3.510 toneladas. Los ETF más activos son en EE.UU. el SPDR Gold Shares que lideró las entradas globales con 67 toneladas (u$s 3.700 millones) mientras que iShares Gold Trust agregó 20 toneladas (u$s 1.100 millones).

Dos fondos con sede en el Reino Unido lideraron las entradas de fondos europeos: iShares Physical agregó 23 toneladas y el Invesco Physical Gold casi 7 toneladas. Y hablando de ETF hay un lío bárbaro en Wall Street porque el asesoramiento que el fondo BlackRock da a la Fed y a otros bancos centrales sobre cómo paliar la crisis del Covid-19 está generando fuertes controversias. Es que de la famosa línea de crédito corporativo del mercado secundario (SMCCF, por sus siglas en inglés) que la Fed puso en marcha por la pandemia destinó más de un 48% de sus compras de ETF a fondos de BlackRock. Según Bloomberg, las compras totales fueron u$s1.307 millones repartidos un 48,2% para los ETF de BlackRock; un 34,8%, para Vanguard, y un 15,3%, para State Street. Amigos son los amigos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario