Mercosur: Lula y Chávez a los tiros

Economía

Rio de Janeiro y Asunción (EFE, Reuters, ANSA) - El canciller brasileño, Celso Amorim, dijo que el presidente venezolano, Hugo Chávez, debería disculparse ante el Congreso de Brasil por haberlo tildado de «loro» de EE.UU., y afirmó que la ausencia del mandatario en la Cumbre del Mercosur es una mala señal. Su pedido, realizado para facilitar la aprobación del ingreso de Caracas al bloque -hoy frenada por aquel entredicho- se encontró con una áspera respuesta de Venezuela, cuyo ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, indicó que Chávez no tiene nada de qué retractarse.

«Es necesario un gesto de buena voluntad. Nadie quiere una autoflagelación de Venezuela, pero es necesario un gesto positivo en relación con el Congreso brasileño», afirmó Amorim en una entrevista publicada ayer por el diario «O Globo». El ministro brasileño de Relaciones Exteriores recordó que, pese a que la adhesión de Venezuela al Mercosur ya fue aprobada por los gobiernos de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, aún no ha sido refrendada por los parlamentarios brasileños y paraguayos.

Tal adhesión sufre resistencias en el Congreso brasileño desde que Chávez, al criticar al Senado de Brasil por haberle pedido reconsiderar su decisión de no renovar la concesión del canal de televisión RCTV, lo tildó de «loro» de EE.UU.

Según Amorim, de la misma forma que el gobierno brasileño respeta y defiende a Chávez por haber sido elegido democráticamente, también espera respeto para «senadores (brasileños) que fueron elegidos democráticamente».

«No soy yo quien va a decir la manera en que eso puede ser hecho (la forma como Chávez puede reconciliarse con el Congreso brasileño). Desde que divulgamos una nota rigurosa en respuesta a las declaraciones de Chávez, él nos dijo varias veces que tiene mucho aprecio por Lula. Pero no hubo una manifestación directa sobre el Congreso brasileño, y el protocolo de adhesión (de Venezuela al Mercosur) tiene que pasar por allí», agregó.

  • Señales

    Amorim también cuestionó la ausencia de Chávez de la cumbre de presidentes de los países del Mercosur, que se realiza hoy en Asunción, y dijo que tanto a él como al presidente Luiz Inácio Lula da Silva les habría gustado contar con la compañía del venezolano. «Pero las naciones son soberanas y dan las señales políticas que quieren dar. Claro que la ausencia del líder le resta un poco el peso que el país tiene en una reunión», afirmó. En medio de este contexto de enfrentamientos, la Cámara de Diputados de Brasil acordó ayer postergar un acuerdo sobre doble tributación con Venezuela debido a las «ofensas» de Chávez.

    Sobre las críticas del presidente venezolano al Mercosur, al que consideró una iniciativa de integración «vieja», Amorim reiteró de que no es posible criticar a un grupo al que aún no se ha ingresado.

    La respuesta de Caracas no se hizo esperar. El ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, aseguró desde Asunción que «Venezuela y su presidenteno tienen por qué retractarse o disculparse con relación a lo señalado en el marco del debate originado en el Senado de Brasil con relación al tema de RCTV».

    «No necesitamos dar una muestra de amor porque la hemos dado suficientemente», agregó.

    En tanto, el vicecanciller venezolano para América latina y el Caribe, Rodolfo Sanz, también rechazó la posibilidad de un pedido de disculpas y declaró que «no podemos aceptar esa injerencia» de los senadores brasileños.

    Pero lo más duro de las declaraciones de este funcionario apuntó a los empresarios de Brasil, al señalar que los tiempos de la integración entre su país y el Mercosur «no los marcan los grupos económicos» de ese país sino ambos gobiernos.

    La exposición de Sanz fue in crescendo con las consultas de periodistas brasileños acerca de la ausencia de Chávez y respecto al contrapunto con el Senado brasileño.

    «El presidente Chávez no viene a la cumbre porque la fecha de ésta se pasó del 22 de junio al 29, y en esa fecha el presidente está en una gira por Rusia e Irán, acordada previamente en la agenda», dijo.
  • Dejá tu comentario