No varió el viento, solamente amainó

Economía

Resultados más soportables obtuvieron en la víspera los mercados encadenados, donde los saldos evidencian que las preocupaciones no se pueden todavía disipar: sino que solamente causaron menos daños que en la rueda inicial. Apenas puede hablarse de una variante más notoria en el rebotar de Shanghai, después de dos fuertes caídas consiguió un avance ayer de 0,8%. Ya en el área de los más habituales, no llegaron señales que fueran capaces de crear repunte convincente en la zona del Dow Jones y culminó enviando su mensaje al mundo: con 0,11% de rebaje.

Se desplegó en la región con efectos diversos, aunque sin salir del signo bajista, encontrando al Bovespa y al Merval en parecido nivel de depreciación: poco más de 0,3% en los dos casos. Si hay alguna nota remarcable es que en el índice local se volvió a perforar el piso simbólico, con 2.192 puntos de mínima, un máximo en 2.211 y que pudo cerrarse bastante cercano a lo menos favorable del día: 2.195.

Otro aspecto que resaltó de modo importante fue el incremento en «cauciones», a los $ 123 millones de efectivo y atrapando más de 16 por ciento de los totales.

  • Rueda pausada

    No se vio afectado el índice de liquidez del mercado, moviéndose en buen caudal y con $ 73 millones de efectivo en acciones. Esto le dio franja cercana a 10%, mientras que en el listado mayor sobresalieron las fuertes tomas de utilidad sobre papeles ligados a «energía» y que venían resultando sostenes de los últimos días. Puerto y Costanera, con tres y más de dos por ciento de caída, recibieron visitas de oferta generosa. Aguantaron bien las plazas de Tenaris y G. Galicia, lo que fue asegurando que no existirían derrapes importantes en el índice. La Reserva Federal y sus reuniones inmediatas se apropian de los próximos saldos en los mercados, dependiendo enteramente de tal centro de causales. La Bolsa espera.
  • Dejá tu comentario