OCDE mejoró proyecciones sobre crecimiento del PBI argentino: prevé alza de 7,6% en 2021

Economía

El organismo estima que el PBI mundial recuperara "su nivel previo a la pandemia", aunque advirtió sobre el riesgo que implica la desigualdad entre países para acceder a las vacunas y también sobre el problema inflacionario .

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) incrementó en 1,5 puntos porcentuales su proyección de crecimiento para el PBI de Argentina en 2021. Ahora la institución espera que la economía del país repunte 7,6% este año.

Asimismo, el organismo multilateral también elevó una décima su proyección para 2022, a 1,9%. Si se cumplen las predicciones, el producto quedaría a solo 4 décimas de alcanzar un nivel similar al de la prepandemia.

Cabe recordar que la economía local viene de encadenar tres años consecutivos con caídas, debido a la crisis cambiaria que estalló en 2018 con el gobierno de Mauricio Macri, a lo cual se le sumó la pandemia de Covid-19. En 2020 el PBI registró un retroceso de 9,9%, superior tanto a la media mundial como a la media regional.

La economía global se hundió 3,4% el año pasado. Para este año se prevé un rebote promedio del 5,7%, por lo cual Argentina superaría esta cifra.

La OCDE remarcó que la recuperación económica fue impulsada por el "fuerte apoyo de los gobiernos, el desarrollo de vacunas eficaces y la reanudación de muchas de las actividades económicas".

En el caso de la Eurozona (aquellos países que utilizan al euro como divisa), el organismo incrementó su previsión de crecimiento en un punto a 5,3%.

Por su parte, en el caso de China, mantuvo su estimación de expansión en 8,5%, mientras que para México y Brasil las incrementó 1,3 y 1,5 puntos a 6,3% y 5,2% respectivamente.

En el caso de los Estados Unidos, la OCDE corrigió a la baja sus proyecciones de crecimiento, situándola en 6%, 0,9 puntos porcentuales respecto de la estimación previa.

"La variante Delta golpeó con fuerza aunque se están recuperando de nuevo con mucha fuerza", explicó sobre el caso de la economía estadounidense, Laurence Boone, jefa de economistas de la OCDE en una rueda de prensa desarrollada hoy.

Con estas proyecciones, el PBI mundial recuperara "su nivel previo a la pandemia", aunque el organismo con sede en París advirtió sobre el riesgo que implica la desigualdad entre países para acceder a las vacunas y también sobre el problema inflacionario generando por la recuperación en la demanda, el alza en el precio de los commodities, los problemas en las cadenas de suministro; y el alza en el costo del transporte y los fletes.

La suba en los precios se espera que llegue a un promedio de 4,5% en las economías del G20 para, luego, desacelerarse a 3,5% para fines de 2022. El repunte de la inflación afectó principalmente a los Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y algunas de las economías emergentes.

En el caso de Argentina, el informe elevó su previsión inflacionaria 2 y 6,5 puntos para 2021 y 2022, para situarse en 47% y 48,3% anual respectivamente.

No obstante, la organización subrayó a los gobiernos que la política macroeconómica y acomodaticia así como los estímulos monetarios deben persistir, evitando una eliminación "abrupta y prematura de las políticas de asistencia" hasta que "el panorama a corto plazo tenga una mayor certidumbre y el mercado laboral se haya recuperado".

Temas

Dejá tu comentario