Pelea en Hipotecario: IRSA no quiere vender

Economía

«No tenemos la menor intención de vender nuestra parte en el Hipotecario; no hemos hecho nada incorrecto y el monto para los directores fue aprobado en una asamblea en la que los delegados oficiales no se opusieron (se abstuvieron). Confiamos en la CNV y en la Justicia», dijo a este diario una fuente de IRSA.

La investigación lanzada por la Comisión Nacional de Valores sobre el Comité Ejecutivo del Banco Hipotecario SA (BHSA) podría ser interpretado como un nuevo capítulo en lo que ya parece una guerra abierta entre el Ministerio de Economía y el grupo IRSA, que controla la entidad privatizada. El organismo, que depende de la cartera económica, acusó a los directores Eduardo Elsztain, Clarisa Lifsic de Estol, Saúl Zang y Pablo Vergara del Carril, entre otros, de «cometer abusos en perjuicio de los accionistas», por haberse atribuido honorarios que totalizan unos $ 19 millones sobre los resultados del ejercicio 2004. Cabe recordar además que Hugo Medina, que encabeza la CNV, tuvo a su cargo la Subsecretaría de Servicios Financieros, una de las dos en que se subdivide la Secretaría de Finanzas que encabeza Guillermo Nielsen.

Fuentes del banco aclararon que la asignación se hizo por el régimen SAR, que permite incrementar las retribuciones del Comité Ejecutivo en función de la suba del valor de la acción por encima de los $ 7. El papel del BHSA llegó a cotizarse a $ 18 para luego caer al frustrarse la compra de la filial local de la BNL, por la oposición de los representantes del Estado en el directorio del BHSA. De todos modos,los «imputados» con el monto en cuestión constituyeron un plazo fijo, hasta tanto se resuelva si corresponde su cobro. Y advirtieron que irán a la Justicia en caso de que la CNV emita un pronunciamiento desfavorable a ellos. «No se hizo nada incorrecto; el régimen del SAR se creó en 1999 y desde 2001 los directores no retiran prácticamente ni un centavo, entre otras razones porque el banco daba pérdidas», agregó la fuente.

• Exigencia

La enemistad de Economía con IRSA viene de lejos, y se manifestó fuerte cuando Nielsen exigió participar en la elaboración del plan de negociosde la entidad que resultara de la hipotética fusión BHSA/BNL, y además designar el nuevo gerente general. Como IRSA no aceptó estas exigencias (el grupo que encabeza Elsztain tiene el control del banco, pero no la mayoría accionaria), el gobierno impidió la compra de la filial local de la entidad italiana.

De todos modos, esa operación
se cayó definitivamente el viernes, cuando el español BBVA anunció que se retiraba de la OPA lanzada para quedarse con toda la BNL, ante la oferta presentada por la aseguradora Unipol en alianza con el «contrapatto» conformado por constructores y concesionarios de peaje de Italia. Desde ya, esta nuevarealidad abriría de par en par las puertas para que Francisco Macri -«amigo» del «contrapacto»- se quede con el manejo de la filial argentina de la BNL, algo que sus aliados italianos le habrían prometido en caso de ganarle la pulseada al grupo español.

S.D.

Dejá tu comentario