Peligroso: el gobierno tomó $ 500 millones de reservas

Economía

El Banco Central salió la semana pasada a financiar al gobierno con sus reservas. Fueron 500 millones de pesos los que prestó con la compra de nuevos títulos públicos emitidos por Cavallo. Si bien no es un monto significativo, las reservas en dólares y oro trepan a u$s 22.600 millones hoy, es la primera vez en 10 años de convertibilidad que el gobierno debe recurrir al Banco Central. Refleja la escasez de créditos que hoy tiene disponibles para atender gastos y vencimientos de deuda. Con criterio, la ley que rige el Banco Central pone un tope a este tipo de operaciones que ensucian la convertibilidad. Cada año sólo puede aumentar 10% el BCRA su tenencia de títulos públicos. Y nunca la tenencia de títulos puede superar 33% de las reservas. Es para proteger la convertibilidad y que cada peso en circulación tenga respaldo adecuado. El viernes, Cavallo anunció 3.500 millones de dólares de financiamiento de bancos, pero poniendo cláusulas atractivas a los bancos para que le presten al país. Hay 2.000 millones de dólares en bonos que los bancos compran, porque con esos papeles pueden cumplir con los requisitos que les impone el Banco Central. Otra ayuda de Pedro Pou a Cavallo. Además, u$s 1.000 millones podrán utilizarse por empresas para pagar impuestos y u$s 500 millones son para las AFJP. Lo que preocupa a inversores y analistas, concretamente ayer hubo informes al respecto de Goldman Sachs y Merrill Lynch, son las persistentes críticas (Cavallo incluido pese a todas estas ayudas recibidas) contra Pedro Pou, en momentos en que cobra más relevancia la independencia del Banco Central. Desconfían por lo que sucedería con las reservas si Cavallo tuviera en el BCRA un subordinado, como podría ser Adolfo Sturzenegger, su candidato.

Por primera desde la vigencia del plan de convertibilidad, el Banco Central tuvo que salir a financiar con reservas al Tesoro nacional. Fueron 500 millones de pesos los que giró la entidad que preside Pedro Pou al Ministerio de Economía para aliviar la necesidad de fondos del gobierno en momentos en que enfrenta fuertes vencimientos de deuda y gastos.

La semana pasada Cavallo consiguió 3.500 millones de dólares de bancos, pero 2.000 millones fueron a través de un título a 12 meses que, merced a otra gentileza de Pedro Pou, los bancos podrán utilizar como cómputo de los encajes o requisitos de liquidez que se les exige en el Banco Central. Otros u$s 1.000 millones son utilizables para el pago de impuestos en tanto que los restantes u$s 500 millones tienen como destino las AFJP.

La ayuda del Banco Central al Tesoro se concretó a través de una resolución conjunta de las secretarías de Hacienda y Finanzas en las que se amplía la emisión de bonos del Tesoro con vencimiento en el 2005 por 500 millones de dólares de valor nominal. Textualmente señala que «se autoriza la colocación de los BONTES 2005 al Banco Central por el monto necesario a los fines de invertir una porción de sus reservas...».

Este método de financiamiento del gobierno, al que no se recurrió ni siquiera durante el efecto tequila en el '95, está limitado por el artículo 20 de la Carta Orgánica del Banco Central de manera tal de que por la voracidad de cualquier gobierno no se ponga en juego la convertibilidad. Ese artículo que ahora cobra más validez que nunca, destaca que «el BCRA sólo podrá financiar al gobierno nacional a través de la compra a precios de mercado de títulos negociables emitidos por la Tesorería de la Nación. El crecimiento de las tenencias de títulos públicos del BCRA, no podrá ser superior a 10% por año calendario ni superar el límite máximo de 33% de las reservas».

Debido a la fuerte ayuda que dio el Banco Central a Cavallo la semana última, --permitien-do usar bonos como requisitos de liquidez y usando reservas como crédito al Tesoro-preocupó a inversores y analistas de bancos la persistente crítica del ministro de Economía a Pedro Pou. La razón: la posibilidad de que Cavallo «ensucie» más la convertibilidad si directamente llegara a contar en la presidencia del BCRA, en teoría independiente del gobierno, con un economista afín como se plantea con la eventual llegada de Adolfo Sturzenegger a ese puesto. Por eso es que hoy se ve a Pedro Pou como garante de que no se introducirán cambios por afuera de lo permitido en la Ley de Convertibilidad.

Al miércoles último, la reservas del Banco Central en oro, divisas, colocaciones a plazo y otros, ascendían a 22.642 millones de dólares. La tenencia de títulos públicos era de 1.773 millones de dólares, es decir poco menos de 8% de las reservas líquidas. Es un porcentaje muy reducido frente al tope establecido de 33% en la Carta Orgánica.

Dejá tu comentario