Por la inflación, gobierno reflotará el pacto social

Economía

A la luz del creciente deterioro de la situación económica, la Casa Rosada desempolvó la iniciativa de convocar a una suerte de acuerdo social como el que prometió (y luego archivó) Cristina Fernández durante su campaña presidencial. Según ha trascendido en fuentes cercanas al kirchnerismo, el motivo central de preocupación para el gobierno es el fuerte aumento de la inflación. Sin embargo, distintos economistas consideran que el proceso inflacionario ha alcanzado ya tal virulencia que no le permitiría al gobierno lograr en los próximos meses una desaceleración significativa en los precios.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, cuando no el propio ex presidente Néstor Kirchner, a lo largo de fines de marzo y principios de abril se ocuparon de convocar a los principales dirigentes empresarios e incluso dueños de empresas, para sumarlos al Acuerdo del Bicentenario. A todos ellos les exigieron una estricta reserva de la información que los convocados mantuvieron a rajatabla, pero fue el propio gobierno el que decidió hacer trascender las medidas para frenar las crecientes críticas de la sociedad por la falta de gobernabilidad.

A grandes rasgos, las medidasque el gobierno estaría pensando en anunciar tras un acuerdo con las dirigencias tanto empresarias como sindicales consistirían en fijar metas de largo plazo: superávit fiscal, inflación, acuerdo de salarios, metas de inversión, etc. La intención de estos anuncios es frenar las expectativas inflacionarias fijando un horizonte macroeconómico previsible.

Así lo expresó en numerosas oportunidades Eduardo Curia, un economista de consulta del gobierno: «Se puede hacer un esquema de metas no ortodoxo, pro modelo, donde el gobierno explique por qué apunta a una determinada inflación en 2008 y a otra inferior en 2009». Asimismo, Curia considera que «hay que seguir a rajatabla con este tipo de cambio, y generando estabilidad porque las expectativas empresarias se cosechan cuando hay reglas establecidas en el largo plazo».

  • Cambio alto

    En el mismo sentido, Aldo Ferrer (también afín al gobierno) viene señalando la necesidad de un tipo de cambio alto, y que sea un factor de previsibilidad para los empresarios: «Los empresarios tienen que saber que la Argentina es un país rentable y seguro para invertir. Si logramos tasas de ahorro importantes, tenemos que generar el marco propicio para que ese dinero sea más producción y más trabajo».

    Mientras en enero del año pasado la expectativa de inflación que mostraba la encuesta de la Universidad Torcuato Di Tella era del orden de 10/12% anual, hoy el público cree que en los próximos 12 meses la inflación ascenderá a casi 33%.

    La misma Universidad elaboraun Indice de Confianza en el Gobierno que varía de 5 a 0 (5 implica absoluta confianza). En enero pasado dicho índice era 2,37, en tanto que en marzo se redujo a 1,86, es decir que este indicador de confianza cayó 21% en tan sólo dos meses. En tanto, otros estudios arrojan que la imagen positiva de la Presidente también ha ido cayendo hasta un nivel inferior a 40%.
  • Dejá tu comentario