Positivo: aumentó fuerte la confianza de los consumidores

Economía

La confianza de los consumidores se recuperó en marzo: creció 82% en sólo 11 días y alcanzó el nivel más alto desde febrero de 2000. Es una de las primeras señales positivas que surgen tras el desembarco de Domingo Cavallo en el Ministerio de Economía que podría motorizar el consumo. Pero la situación económica actual sigue siendo grave: sólo 1,3% de los consumidores dice que su situación presente es buena. Los datos surgen de un informe de la Fundación Mercado donde se muestra además que en la Argentina es cada vez más difícil ahorrar: sólo 9 de cada 100 familias ahorran cuando hace dos años 37 de cada 100 familias lo hacían. Ahora se habría alcanzado un mínimo.

Con la incorporación de Domingo Cavallo al frente del Ministerio de Economía, la confianza de los consumidores creció 82% en sólo once días y alcanzó el nivel más alto desde febrero de 2000. Es una de las primeras señales positivas que surgen con la nueva gestión económica, que si es bien aprovechada, podría motorizar el consumo. Por ahora todo el aumento se dio en base a expectativas futuras y no porque la situación actual haya mejorado: la gente confía que en los próximos meses estará mejor, pero cuando se le pregunta sobre su situación económica presente, las respuestas señalan que la misma es 31% peor que cuando asumió Ricardo López Murphy.

Sólo 1,3% de las familias manifestaron en marzo que su situación actual, en términos de ingresos y empleo, es buena.
Frente a este deterioro, en la Argentina se hace cada vez más difícil ahorrar: apenas 9,6 de cada 100 familias tienen capacidad de ahorro, cuando dos años atrás 36 de cada 100 familias ahorraban.

Los datos fueron revelados por Fundación Mercado, que realizó en marzo la encuesta en seis etapas sucesivas para captar el ánimo de los consumidores. Pero hay otro dato que resulta preocupante: la mejora en la confianza que manifestaron los consumidores para los próximos meses, no se trasladó a sus intenciones de consumo. De acuerdo con datos de la entidad, el porcentaje de familias con planes para adquirir bienes durables como inmuebles, automotores, electrodomésticos u otros productos, cayó 6% en marzo con respecto a febrero y 34% si se lo compara contra marzo de 2000. Con esta caída, el indicador se ubicó en un mínimo histórico desde marzo de 1999 cuando la entidad empezó a realizar este estudio. Sólo 6,6 de cada 100 familias manifestaron en marzo tener planes para adquirir este tipo de productos.

La llegada de Cavallo impulsó hacia arriba al indicador de confianza que había caído 25% con la renuncia de José Luis Machinea al Palacio de Hacienda, y aunque subió levemente cuando fue anunciado su reemplazo por el ultraliberal Ricardo López Murphy, cayó otro 30% cuando éste anunció su plan de ajuste.

Altibajos

En ese momento el índice de confianza se ubicó en 14,3%. De acuerdo al relevamiento de Fundación Mercado, cuando López Murphy renunció, el índice de confianza saltó a 18,1%, cayó a 17,5% cuando fue nombrado Cavallo, subió a 22,2% cuando el nuevo ministro anunció sus primeras medidas y se ubicó en 26,7% cuando las mismas resultaron aprobadas por el Congreso. Si se mide el aumento en la confianza desde que el 17 de marzo López Murphy anunció sus medidas y el 28 cuando fueron aprobadas las medidas de Cavallo, la confianza tuvo un crecimiento de 82%, ubicándose en el nivel más alto desde febrero de 2000.

El crecimiento mensual de la confianza, en cambio, (marzo contra febrero) fue de 30%, y de 11,2% si se lo compara contra marzo del año anterior. Este indicador está compuesto tanto por las expectativas futuras como por la situación actual que manifiestan los consumidores. En este sentido, sólo 1,3% de las familias manifestaron que su situación presente es buena, mientras que 44,3% dicen tener confianza en que mejorará en los próximos meses.

Así, con Cavallo en el gobierno, los consumidores comenzaron a mejorar rápidamente sus expectativas económicas. Pero si bien es un paso importante, todavía no es suficiente para revertir la crisis: tras 33 meses de recesión, se produjo una fuerte pérdida de ingresos y buena parte de las familias se vio obligada a desahorrar para mantener su nivel de vida. Por eso en marzo, sólo 9,6% de las familias manifestaron tener capacidad de ahorro, el nivel más bajo desde marzo de 1999. Este contexto muestra que los consumidores se quedaron sin margen para trasladar su confianza futura en la economía a sus decisiones de consumo presente y por eso, en medio de una mejora en el índice, volvieron a caer en marzo las intenciones de compras de bienes durables.
Mientras no medie un aumento de ingresos, se hará difícil motorizar el consumo. El relevamiento de Fundación Mercado, se realiza entre 4.065 hogares distribuidos en Capital Federal, Gran Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario, Bahía Blanca y Neuquén.

Según señala la entidad, las medidas anunciadas por Cavallo fueron aprobadas por 38% de los encuestados, mientras que la imagen positiva del ministro supera 50%. Asimismo,
entre el orden de prioridades económicas, 48,6% de los encuestados señala que deberían anunciarse medidas para combatir el desempleo, 14,5% para reducir el gasto público, 10,5% para reactivar.

Dejá tu comentario