Mesa automotriz: buscarán sancionar ley para el sector

Economía

Pensarán instrumentos para sustituir importaciones y aumentar exportaciones. Empresarios comprometieron inversiones por u$s5.000 millones hasta el año que viene.

Con la urgencia de reestructurar una rama que viene cayendo en su producción y que profundiza el rojo comercial externo, el Gobierno puso en marcha ayer la mesa sectorial automotriz. Estuvieron presentes todos los integrantes de la cadena de valor y se mostraron dispuestos a coordinar acciones para sustituir importaciones y aumentar exportaciones. Buscarán sancionar una ley que contenga los instrumentos necesarios para la reactivación. El objetivo: producir 750 mil autos con más contenido de autopartes locales. Desde el sector privado adelantaron inversiones por u$s5.000 millones.

En cada ocasión que se habla del sector automotriz, desde el Gobierno señalan que quedó muy desordenado después de la gestión de Cambiemos. En rigor, la producción cayó casi un 14% entre 2016 y fines del 2019, y las exportaciones se desplomaron un 16% solo durante el último año. A la par la integración de componentes fabricados en el país fue cada vez menor. Por eso en el Ministerio de Desarrollo Productivo consideran prioritario reacomodar todas esas variables.

Como adelantó Ámbito, sustitución de importaciones fue una de las palabras claves en la mesa que compartieron el secretario de Industria y Comercio Exterior, Ariel Schale, Mario Manrique del sindicato de mecánicos, Antonio Caló de los trabajadores metalúrgicos, Daniel Herrero que fue en representación de las terminales, Fernando Aragón por la Asociación de Industriales Metalúrgicos y Juan Cantarela de la Asociación de Fabricantes de Componentes.

“Es indispensable impulsar la mayor agregación de valor en el entramado automotriz y fomentar la producción de todo el entramado autopartista del país, tanto en aquellos que están en el primer anillo, como aquellos del segundo y del mercado de reposición. No tenemos que perder de vista que la mayor participación de componentes locales se traduce en la creación de más y mejores puestos de trabajo en el país”, señalaron desde la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina a Ámbito.

Los funcionarios, sindicalistas y empresarios coincidieron en la necesidad de buscar un nuevo marco normativo que provea los instrumentos de financiamiento necesarios, promueva las inversiones y tenga en cuenta la sustentabilidad medioambiental. De todas maneras, recalcaron que más allá de la letra de un proyecto de ley, lo fundamental es que el acuerdo se selle en la mesa sectorial y que luego cada parte cumpla con sus postulados.

La semana que viene se llevarán a cabo las reuniones técnicas que serán fundamentales para la confección del nuevo esquema. Si se le requiere a las terminales tener mayor integración deberán contar con piezas nacionales. Para que las autopartistas sean competitivas, se enfocarán esfuerzos en algunas piezas muy puntuales que surgirán de este análisis. El objetivo es que los vehículos que se produzcan en el país tengan, como mínimo, un 30% de componentes de fabricación nacional.

“En el corto plazo se pueda llegar a la producción de 750.000 unidades”, sostuvo Mario Manrique durante el encuentro. En caso de que se alcance esa cifra, también sería indispensable potenciar las exportaciones. La estrategia de conquista de nuevos mercados hace foco en países no tradicionales del continente africano, pero también en la consolidación de la presencia en América del Sur y Central.

El automotriz fue el primero pero no el último. Las mesas sectoriales continuarán la semana próxima: el lunes con la construcción, el jueves con los sectores de textil, indumentaria, calzado y cuero; y el viernes 30 con la industria alimenticia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario