Bicicletas eléctricas: apuran plan de fabricación con ayuda estatal

Economía

Las cámaras y empresas que forman parte del proyecto de desarrollo de bicicletas eléctricas en el país acordaron con el Gobierno el objetivo de producción para el primer año de su implementación: se fabricarán alrededor de 10.000 bicicletas eléctricas, con un mínimo del 38% de integración de partes de producción nacional.

Así lo establecieron durante una reunión que se hizo el miércoles último, convocada por la Dirección de Desarrollo de Proveedores del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.

Participaron funcionarios del Ministerio de Producción y directivos de tres cámaras empresarias: ADIMRA (metalúrgicos), CIMBRA (Cámara Industrial de la Motocicleta, Bicicleta, Rodados y Afines) y CADIEEL (Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas). Además estuvieron las empresas que se encargarán de fabricar los rodados, según informó a Ámbito Daniel Tigani, director ejecutivo de CIMBRA.

Otros aspectos del proyecto que quedaron definidos en esa reunión, fueron los siguientes:

La integración de partes nacionales comprenderá cuadro, horquilla, ruedas y baterías nacionales.

Estiman que el valor de las bicicletas eléctricas oscilará entre 500 y 900 dólares.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo apoyarán la inversión de las empresas con instrumentos financieros del Estado, que se irán definiendo próximamente.

También se facilitará financiamiento para los consumidores con planes accesibles de cuotas a tasas adecuadas.

El proyecto de fabricación de bicicletas eléctricas se viene incubando desde 2019, pero cobró impulso a mediados del año pasado en el marco de la pandemia.

Las empresas tomaron nota de que la nueva normalidad sanitaria impulsaría un cambio profundo en la movilidad individual, no sólo a través de la incorporación de la bicicleta como medio habitual de transporte, sino también de las motos y la bicicletas eléctricas.

Al contexto sanitario se suman las restricciones cambiarias para importar y el cuidado de las divisas, lo que llevó a pensar en desarrollar productos alternativos con mayor componente nacional. La bicicleta tiene un grado de integración nacional casi de 80%, mucho más que la moto.

En una nota anterior con Ámbito, Tigani destacó que en el país hay 20 fábricas de bicicletas, pero sólo el 2 por mil de las que se venden son eléctricas, cuando en Europa llegan a 50%. La apuesta del proyecto es “comer un pedacito del mercado de la bici convencional y también de la moto y del auto”.

Según explicaba el directivo de CIMBRA, “la movilidad individual del país está en orden de 3 millones de productos por año. Si la bicicleta eléctrica tomara un 5% de ese mercado, serían 150.000 unidades por año. Pero hay que trabajar fuerte para lograrlo”.

Dejá tu comentario