Prueba de sangre: firma hoy el nuevo ministro el controvertido tren bala

Economía

El ministro de Economía, Carlos Fernández, estrenará hoy su cargo firmando el contrato de adjudicación del tren de alta velocidad que unirá Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Será en el Salón Sur de la Casa de Gobierno con la presencia de la presidente Cristina de Kirchner, culminando de esta forma un proceso que tuvo idas y vueltas.

Carlos Fernández habló de esta iniciativa con su antecesor Martín Lousteau por espacio de una hora y media. Luego, el nuevo ministro de Economía se abocó a la lectura del contrato con sus diversos anexos.

El ex ministro Lousteau, en su momento, planteó bastante resistencia a involucrarse en el proyecto.

Finalmente cedió y el 4 de abril aprobó con su firma la estructura financiera para la construcción, electrificación y provisión de material rodante para el servicio ferroviario de la línea del ex ferrocarril Mitre, conocido como tren bala. Hoy, ya fuera del gobierno dicen que Lousteau se lamenta por haber avalado este proyecto. Es más, su entorno más cercano le reprochó que se hubiera comprometido ya que para esa altura era claro que se acortaba el tiempo de su permanencia al frente del Palacio de Hacienda.

Cabe recordar que el gobierno nacional emitirá deuda pública por el equivalente a u$s 4.000 millones para financiar la iniciativa, de acuerdo con la Resolución 178/08. Según figura en dicho documento, se emitirán dos títulos: uno a 30 años por 2.070 millones de euros y otro por 430 millones en la misma moneda. Los papeles tendrán un precio de colocación que equivale a 88% del valor de la emisión, lo que implica un costo de inicio de 12%, más la tasa de interés.

La obra se adjudicó a mediados de enero último al consorcio integrado por la francesa Alstom Transport, Iecsa, el Grupo Isolux Corsan (de España) y Emepa (de la Argentina), que presentó una propuesta de financiamiento que suscribieron en el Ministerio de Planificación Federal. En su origen, esa propuesta había sido firmada con el banco francés Société Générale que, a causa de sus problemas financieros, fue reemplazado luego por el Natixis. Cristina de Kirchner aspira a poder inaugurar el primer tramo de esta obra antes de terminar su mandato.

Dejá tu comentario